Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 11 abril |
San Estanislao de Cracovia
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo reconciliarse tras una discusión cuando estamos convencidos de que teníamos razón?

DISPUTE

© Fancy Studio - shutterstock

Edifa - publicado el 11/10/19

Hacer las paces con alguien puede ser difícil, especialmente cuando seguimos pensando que es el otro quien está equivocado. A continuación encontrará algunas actitudes a adoptar y errores a evitar cuando se trata de reconciliarse con el prójimo

En primer lugar, es necesario distinguir claramente entre perdón y reconciliación. El perdón es previo a la reconciliación, o al menos la acompaña. Con la reconciliación concluye el perdón. El perdón puede ser unilateral. Para perdonar, no necesitamos a nadie – excepto al Espíritu Santo. Es Él quien pone misericordia en nuestro corazón, esta eminente forma de amor. «Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.» (Lc 6:36). Pero para reconciliarse, se necesitan las dos personas. La reconciliación es necesariamente recíproca. Podemos dar nuestro perdón de antemano, podemos mostrar misericordia al que está lejos, podemos amar al que no nos ama, incluso a nuestro enemigo, pero no podemos reconciliarnos con él sin él, en su ausencia.

«Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.»

El perdón es un don. La reconciliación es un intercambio. Siempre implica perdón – de lo contrario, en el mejor de los casos, solo sería una coexistencia pacífica. El perdón, por su parte, exige la reconciliación, pero no siempre llega, al menos no de inmediato. Es difícil, en particular, cuando persiste una situación de injusticia entre dos personas. Decimos, o al menos mostramos, que estamos dispuestos a perdonar. Y, al mismo tiempo, no podemos consentir la injusticia porque es legítimo defender sus intereses o derechos, y más aún los de los demás si hay otras personas involucradas. Es una tensión que sólo se puede vivir en la esperanza.

Algo tiene que ser desentrañado, pero no somos dueños de ello. De hecho, somos esclavos de eso: a través de la oración, la confianza, el testimonio, la caridad, a la que no se puede renunciar nunca. Independientemente de esta situación, ¿es una buena pregunta saber de qué lado están los errores? Si estamos verdaderamente en la misericordia, ya no mediremos ni sopesaremos los errores de unos ni otros. Se podría decir incluso que el perdón es mayor, más bello y más puro, cuando los fallos están principalmente del otro lado. Cuando Jesús nos dio su perdón, ¡las faltas no estaban de su lado! Lo mismo sucede en la reconciliación. Es una oportunidad que se ofrece, una puerta abierta. Si se ofrece con un matiz, es porque todavía no se ha otorgado realmente, sino que sólo se ha concedido. Debemos ir más allá.

Es precisamente nuestra humildad, nuestra benevolencia, nuestro olvido de las ofensas, nuestra disposición a «perdonar deudas», como dice el Evangelio, lo que ayudará a nuestro prójimo a reconocer lo que no está bien en él. Esto es lo que le hará esperar y desear la reconciliación. Siempre es difícil pedir perdón, pero si la otra persona siente en nosotros un juicio que no se desarma, un debido derecho que nos hace más rígidos, será imposible para ella. Detrás de esta pregunta hay una tentación que todos conocemos: Queremos reconectar, dar una oportunidad al otro, pero solo si «reconoce sus errores», si hace propósito de enmienda. En otras palabras, que se humille ante nosotros y que saboreemos discretamente nuestra superioridad, nuestra justicia, nuestra…. misericordia. En este caso, ¿no somos nosotros los más culpables?

Padre Alain Bandelier

Tags:
amormisericordiaperdonreconciliacionrelaciones amorosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
7
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
Ver más