Aleteia

¿Y si ésta fuese la última misa de tu vida? (Una fuerte reflexión)

Comparte
Hay un pensamiento de san Josemaría Escrivá que siempre me ha sobrecogido y me ayuda a reflexionar en los misterios de Dios.

 “¿Has pensado en alguna ocasión cómo te prepararías para recibir al Señor,si se pudiera comulgar una sola vez en la vida?

Agradezcamos a Dios la facilidad que tenemos para acercarnos a Él, pero… hemos de agradecérselo preparándonos muy bien, para recibirle”.

Lo recuerdo a menudo cuando me preparo para recibir a Jesús en la sagrada comunión. Me ayuda a prepárame con profunda devoción y no recibirlo a la ligera, con apuros.

Oh buen Jesús, ¿cuántas veces te he recibido disgustado o inquieto por un problema, sin tener conciencia real de a quién recibo en ese momento?

Perdona mi indiferencia, mi falta de amor.

Unos días antes que apareciera el primer caso de Coronavirus en Panamá y declararan la Cuarentena, fui a misa de 6:30 pm. Pensé en Italia donde se han suspendido las misas.

«¿Y si ocurre en mi país? ¿Cómo vivir sin la Eucaristía?», pensé.

También pensé en los que han muerto por el Coronavirus y pedí por sus almas. Santo cielo, que hayan muerto en estado de gracia.

Entonces recordé la reflexión de san Josemaría y me dije: “Debo recibir con un amor infinito y dignidad a nuestro Señor”.

Había pocas personas sentadas a distancia en diferentes bancas. Llegué temprano para saludar a Jesús en el sagrario. Antes de la Misa, empezó el rezo del santo Rosario. Recé por ti y por todos aquellos países que sufren el flagelo de este virus.

Al momento de la comunión fui agradecido por la oportunidad que tenía de recibir a Jesús y guardarlo en mi alma, convertirme en un sagrario vivo.

Fue la última comunión antes de la Cuarentena. ¡Me haces falta Señor!

Pienso a menudo en ello, la gracia que se nos da, de llevar a Jesús a los demás, irradiar su amor con nuestros actos y palabras, ser un «sagrario vivo».

Ahora debo custodiar mi alma, tenerla limpia para que Jesús se sienta a gusto en ella.

En esta Cuaresma que estamos viviendo en medio del caos, aprovecha si puedes y confiésate, limpia tu alma y recupera tu amistad con Dios.

No sabes si es una oportunidad que Dios te da. No la desproveches. Y si no te es posible por la cuarentena o porque no hay sacerdotes disponibles, haz lo que los señala el Papa Francisco. Puedes hacer CLIC en este enlace.

Sé bueno y generoso con todos.

Oremos, tengamos a Dios presente en nuestras casas, nuestros trabajos y nuestras familias.

¡Dios te bendiga!

………….

 

En varios países estamos en CUARENTENA forzada o voluntaria, por la Pandemia. ¿Cómo aprovechar el tiempo? Queremos sugerirte la lectura de libros católicos. Te ayudarán en este tiempo de prueba. Puedes leerlos con facilidad en tu Tableta, teléfono móvil, computadora, lector de libros digitales…

Te recomendamos los maravillosos libros digitales de nuestro autor Claudio de Castro.

Son muy fáciles de obtener.

Si vives en México haz “CLIC” aquí.

Si vives en algún país de América Latina haz “CLIC” aquí.

Si vives en los Estados Unidos haz “CLIC” aquí.

Si vives en Canadá haz “CLIC” aquí.

Si vives en España haz “CLIC” aquí.

 

Son muy fáciles de obtener. Y hacen mucho bien al alma, en estos tiempos de zozobra.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.