Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 06 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo

Ven oh Rey Jesús, ¡te necesitamos! (un hermoso testimonio de Navidad)

By Takaeshiro | SHUTTERSTOCK

Claudio de Castro - publicado el 10/12/20

Aquella mañana de Navidad nos despertamos más temprano que de costumbre. cuánta emoción. ¡Era Navidad! Corrí al cuarto de mis padres. Seguían dormidos. Salté en la cama. ‘Llegó la Navidad!” exclamé. “¡Nació el niño Dios!”. Y corrimos hacia la sala para ver los presentes bajo el arbolito.

Aquella mañana de Navidad todo se iluminó y llenó nuestros corazones de gozo.

“Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; le ponen en el hombro el distintivo del rey y proclaman su nombre: “Consejero admirable, Dios fuerte, Padre que no muere, príncipe de la Paz.” (Isaías 9, 5)

¡Qué felicidad! Tomé el niño Dios que mi mamá tenía reservado para ese día y lo coloqué con mis hermanos Henry y Frank en el Nacimiento que estaba incompleto sin él.

Una vez más había nacido el Rey de reyes, aquél que nos prometió: » Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo» (Mateo 28, 20)

Cuántos misterios que apenas podemos comprender con nuestra pobre humanidad. Abrimos ilusionados, en medio de gritos de alegría los regalos, desayunamos y luego fuimos todos a Misa, para agradecer ese día extraordinario.

“Ámense los unos a otros”, nos ha pedido… y qué difícil se nos hace amar.  El Amor nos pide amar. Esta es una bonita época para hacerlo, cambiar nuestras vidas, perdonar y amar.

De grande a mis 62 años, recuerdo los días de la infancia, la Navidad aquella cuando mi papá estaba aun vivo. Él era judío, pero nos acompañaba a celebrar la Navidad.

Recuerdo su mirada ilusionada, expectante fijada en la alegría de sus hijos y en aquel hermoso Nacimiento que juntos armamos con gran ilusión.

Al crecer sigo en mi casa armando nacimientos, primero con mis hijos pequeños, luego con mi nieta que lo disfruta enormemente.

La Navidad es un hecho histórico extraordinario, que supera todo lo que la humanidad pudiese desear o creer o pensar o esperar. Se cumplen las profecías antiguas. Y ha llegado la salvación a un mundo cansado que estaba perdiendo las esperanzas.

Me siento en estos días serenos del Adviento a rezar, reflexionar y agradecer. Sobre todo, procuro meditar en el inmenso regalo que se nos ha dado. Y exclamo desde el fondo del corazón: “Ven amado Jesús y renueva nuestras esperanzas”.

“Ven oh Rey Jesús, te necesitamos”.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más