Aleteia

Ve al sagrario y habla con Jesús. Te lo aseguro Él te va a escuchar. (un hermoso Testimonio)

Jesús Hiram Herrera
Comparte
Esta mañana, al salir de misa se me acercó una joven. Me preguntó qué tenía que hacer para que Jesús la escuchara. Hice lo que suelo hacer en situaciones similares, le sugerí que lo visitara  en el sagrario con la certeza que Él está allí.

Ve al sagrario y habla con Jesús. Cuéntale todo. Te lo aseguro Él te va a escuchar. Siempre nos escucha y nos llena de gracias inesperadas.

— ¿Eso es todo?

Hay algo más. Esto lo he aprendido por experiencia. Debes «confiar». Confía en Jesús.

Le mostré mis libros en una mesa.

—Hay más de 60 títulos, están traducidos en 4 idiomas. Y todo es obra suya. En este momento traducen el primero en chino. ¿Sabes cómo lo conseguí? Fui al sagrario y le dije: “¿No te parece que ya es hora de tener un libro en chino?” Salí del sagrario y se me acerca una joven llamada  Claudina Cheng de Siu. Me invitó a un programa en Radio María: “Jesús también habla chino”. Acepté y le conté mi sueño de tener un libro en chino y respondió: “Ahora también es nuestro sueño don Claudio, le vamos a traducir su libro”.

Recientemente un joven al que solía enviar al sagrario me reclamó:

Voy una hora diaria a un oratorio para estar con Jesús como usted me recomendó. Y nada ha ocurrido.

No he conocido un solo caso en el que Jesús no haya escuchado y atendido una súplica.

— ¿Estás seguro? —le pregunté.

Al día siguiente, temprano me escribió:

Tenías razón Claudio, muchas cosas han mejorado en mi vida desde que visito a Jesús en el sagrario y paso una hora diaria con Él. Me doy cuenta que ha transformado mi vida. Lo más importante, he encontrado un oasis de paz en aquél oratorio. Cada día me sumerjo en esa paz sobrenatural y la verdad, cuando estoy allí no deseo salir.

Me alegré mucho por él.

En el sagrario he encontrado respuestas a muchas de mis preguntas. Mis libros, los que más se venden e impactan a los lectores transformando sus vidas, los escribí en mis visitas a Jesús en un sagrario.

Esta madrugada fui a verlo. Recé un rato y le pedí por ti. Suelo hacerlo desde que ustedes me dicen:

“Claudio dígale a Jesús que también le mando saludos”.

¿Puedo pedirte un favor? Cuando vayas a verlo en el sagrario de tu parroquia dile:

“Buen Jesús, Claudio desde Panamá, te manda saludos”.

Dios te bendiga.

……………………..

 

Te invitamos a conocer los libros de nuestro autor Católico, Claudio de Castro en este enlace:

https://www.amazon.com/Claudio-de-Castro/e/B00ZGKIHJ0/ref=sr_ntt_srch_lnk_1?qid=1496578739&sr=8-1

 

https://www.youtube.com/watch?v=yw5i8uHC4Eg

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.