Aleteia

Una oración PODEROSA a María Auxiliadora

CC
Comparte
Esta mañana mi mamá, Maria Felicia Soto de De Castro, costarricense de nacimiento, se levantó muy temprano, ha puesto flores frescas en un pequeño altar que le tiene a su Reina, María Auxiliadora y la ha piropeado con esta oración:

«Quiero flores, muchas flores para ti. Es tu día madre mía. Y las flores del jardín están frescas para ti.»

Desde que era una joven estudiante la Virgen le ha dispensado grandes favores y milagros extraordinarios a mi mamá. Hemos crecido con esas sorprendentes historias, de las que un día haremos un libro.

Mi mamá tuvo una amiga, religiosa salesiana, que la ayudó a acrecentar esta bella devoción, se llamaba Sor María Romero Meneses y va camino a los altares, por una vida de virtud, santidad y entrega a los más pobres de los pobres.

Hay una oración que me encantaría compartirte hoy, que celebramos a nuestra Madre de cielo bajo la advocación de MARÍA AUXILIADORA.

Fue compuesta por sor María Romero. Te invito a copiarla y rezarla en momento de vulnerabilidad y cuando atravieses momentos de grandes dificultades y tentaciones fuertes que te afecten. Es bellísima.

Pon tu mano Madre mía,
ponla antes que la mía…
Virgen María Auxiliadora,
triunfe tu poder y misericordia,
apártame del maligno y de todo mal
y escóndeme bajo tu manto.

La Virgen responde tus ruegos. Lo sé por experiencia propia.

Suelo escribir sobre la Virgen y recomendar a todos: “No temas amar a la Madre de nuestro Redentor”. Jesús seguramente te mirará complacido. ¿A qué hijo no le gusta que consientan y amen con pureza a sus madres? Créeme, nadie la amado tanto como Jesús.

Suelo acercarme al sagrario, miro a Jesús escondido, amándonos, dándonos gracias especiales, la fortaleza que necesitamos para continuar el camino de la vida. Como sé que mi amor es pobre suelo rezar a la Virgen. “Madre mía, regálame un poquito de tu amor para amar a Jesús como tú lo amas”.

 «La Virgen quiere que la honremos con el título de Auxiliadora: los tiempos que corren son tan aciagos que tenemos necesidad de que la Virgen nos ayude a conservar y a defender la fe cristiana». (Don Bosco)

Vivimos tiempo también oscuros y aciagos en la actualidad y nos vendría bien honrar a la Madre de Nuestro Salvador, como Auxilio de la humanidad.

«Para obtener una gracia especial, la jaculatoria más eficaz es ésta: “María Auxiliadora, ruega por nosotros” (Don Bosco)

Quisiera terminar con este grito de júbilo que me brota del alma:

 “Viva la Virgen María! ¡Viva María, Auxilio de los cristianos!

¿Te gustaría cantarle a la Virgen? Te dejo una bella canción, en el enlace de abajo.

https://www.youtube.com/watch?v=Tr497gWHMaQ

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.