Aleteia

Una oración maravillosa para pedir el Espíritu Santo (Testimonio de amor)

Public Domain
Comparte
No recuerdo quién me enseñó esta bella oración. Me parece que fue una focolarina amiga. Me contó que a Chiara Lubich, la fundadora del Movimiento de los Focolares,  le gustaba rezarla para pedir a Dios sabiduría, discernimiento. El hecho es que llevo años viendo por los frutos esta oración.

Suelo rezarla en el momento de la consagración durante la santa Misa.

Es cortita y muy sencilla:

“Oh Dios, Padre Todopoderoso y Eterno,
en el Nombre de Jesús
y por Intercesión de María Santísima,
te pido el Espíritu Santo”.

Siento que el buen Dios ha escuchado mi plegaria. Me doy cuento que soy menos testarudo, no me equivoco con tanta frecuencia. Y lucho con más ahínco por mis ideales.  Percibo cuando soy egoísta y ofendo a Dios, lo cual ocurre con mucha frecuencia. Esto me permite corregir, acercarme con humildad y pedirle perdón.

Siempre he pensado que la oración es hablar con Dios, permanecer en Su presencia amorosa. Así de sencillo… Un diálogo con el Padre.

Rezar es una relación afectuosa de un hijo con su Padre, que es Creador del Universo, Todopoderoso, Misericordioso…

Dios nos mira ilusionado cada vez que lo llamamos: “Padre”.

¿Te has dado cuenta que es la primera palabra del Padre Nuestro?

A veces durante el rezo del Padre Nuestro me quedo en esta bellísima palabra «PADRE» que me recuerda que no estoy solo, que tengo un padre estupendo, y que es genial vivir así.

Me doy cuenta que soy un simple pecador, pero anhelo la eternidad. Es mi sueño desde niño. Lograrlo, llegar algún día al Paraíso, poder ver a Dios de frente y decirle: “Padre”.

Me encanta saber que Dios es mi padre celestial. ¿Lo has pensado alguna vez? A veces paso los días con una alegría que me inunda el alma de sólo pensarlo. Me dan ganas de abrazarlos a todos y me doy cuenta que el amor no puede más que amar.

Luego reflexiono y pienso: “¿Cómo nos amas? ¿Acaso no te das cuenta cómo somos?”

En ese momento siento como si el buen Dios se asomara desde el cielo y nos dijera a todos:

“Sois mis hijos amados”.

¡Qué maravilla!

Mi oración favorita al final es el Padre Nuestro.  ¿Cuál es la tuya?

 

…………………………..

 

Si deseas  conocer los libros de nuestro autor Claudio de Castro, te invitamos a visitar su página de autor:

 https://www.amazon.es/Claudio-de-Castro/e/B00ZGKIHJ0/ref=sr_ntt_srch_lnk_2?qid=1495476426&sr=8-2

 …..

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.