Aleteia

Un simple «Gracias» para ti amable lector que me has acompañado.

© Alex Master:Shutterstock
Comparte
Hoy amanecí inquieto y a la vez feliz. Estoy por cumplir mi primer año publicando blogs de espiritualidad en Aleteia. Un año en que hemos caminado juntos en esta gran aventura.

Cuando me hablaron por primera vez de escribir estos blogs mi pregunta fue ingenua: “¿Qué es un blog?” Te vas a reír.  No tenía idea.  

Me había concentrado en escribir mis libros y artículos para diferentes revistas católicas y había dejado todo lo demás a un lado. Me pareció una idea luminosa y acepté sin sospechar que en verdad sería una aventura nueva en mi vida.

Un escritor por lo general tiene un oficio solitario, y rara vez tiene contacto con sus lectores. Los conoce de referencia. Con estos blogs ha sido al revés. Me han permitido algo que nunca experimenté y que me ha llenado el alma de alegrías y esperanza.

Pude recoger de primera mano los comentarios que en cada artículo  dejaban los lectores y aprendí mucho de ellos.

Fue maravilloso este sentimiento de cercanía, que no conocía. Y estoy agradecido con ustedes por sus palabras nobles que me han animado a continuar.

Mi primer blog se lo envié de prueba a mi hermano Frank en Costa Rica. Lo leyó y me brindó sus consejos.  “Hazlos cortos”, me dijo, “que sean interesantes y tengan contenido”.

He abierto una ventana a mi casa, con mis palabras, para que pudieras entrar y compartir mi vida cotidiana, mi búsqueda de Dios, mi familia, mis libros, mis sueños, y también mis muchos tropiezos.

El próximo año ha de ser único, especial. En julio cumpliré 60 años.  Tengo tanto que contarte. Y es que Dios siempre es nuevo, irrepetible, único. Nunca  terminas de buscar y encontrar cosas nuevas de Él que te asombran y te dejan maravillado. Es lo que me encanta de esa búsqueda, es sorprendente y sales convencido que Dios existe,  que está vivo y es nuestro Padre del cielo. 

De Él salimos y hacia Él retornamos. Esta vida es como un viaje en tranvía hacia el Paraíso.

He grabado en un centro comercial un pequeño saludo junto a mi esposa para agradecerte y desearte una muy Feliz Navidad,  y que en este Adviento te prepares bien, perdonando y amando.

Gracias nuevamente por acompañarme en la gran aventura de mi vida.

Que el buen Dios te bendiga.

…………..

 

Te invitamos a conocer la interesante página de  CLAUDIO DE CASTRO  en la que podrás conocer sus libros. Sobre todo el que escribió para el ADVIENTO 2016.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.