Aleteia

¿Qué nos pide DIOS?

Cybernatural
Comparte
Cada año hago nuevos propósitos que pocas veces cumplo. Debo hablar con la verdad. Lo intento, pero a mediados de febrero los he olvidado. Y vivo como si nada.

Desde diciembre me preparo con una buena confesión, participo de la santa Misa y redacto los propósitos que seguro cumpliré a lo largo del año.

Esta vez no ha sido diferente.  Pero hay algo que no hice aún, no he redactado mis propósitos. ¿Por qué? También me lo he preguntado.

Creo que es hora de crecer espiritualmente, valorar mi estado de gracia y acercarme más a Dios, no con un propósito o una obra digna, sino con el corazón, porque es donde Dios busca al hombre.

“Dios no mira como mira el hombre; porque el hombre ve las apariencias, pero Dios ve el corazón» (Libro 1ro de Samuel, 16, 7).

He pensado que tal vez Dios espera que pase más tiempo en su presencia. Que me aleje un poco de las distracciones del mundo (celular, computadora, televisor) y en lugar de estas cosas, busque Su gracia.

Es como me recomendó un amigo. Me dio una fórmula para acercarme a Dios: “Menos televisión y más oración”.

Siempre he pensado que Dios me ha dado más de lo que merezco, no soy tan agradecido como debiera. También estoy consciente que Dios no me pide ser bueno, sino santo. Y debo esforzarme más. 

Dios es un gran padre. Y es muy detallista. Nos cuida de formas inimaginables, a todos, a ti, a mí.

Hace unos días me invitaron a un colegio para dar una charla sobre valores humanos.  Fui acompañado por un sobrino y perdimos el camino.  Era un barrio un poco peligroso y no sabíamos qué hacer.  De pronto veo un busito estacionado, bajo la ventana del auto y le pregunto al chofer:

“Disculpe, ¿sabe dónde queda el colegio tal?”

“Sígame”, respondió. “Justo voy hacia allá”.

Nos miramos sorprendidos mi sobrino y yo. Y llegamos sin ningún inconveniente.

El hombre tiene necesidad de Dios.  Un Dios al que poco conoce.

Si en este momento me preguntases cuál será mi propósito para el nuevo año, te respondería:

“Voy a tener una gran aventura espiritual. Dedicaré este año a buscar a Dios”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.