Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un polémico libro que te ayudará a descubrir tu PROPÓSITO. ¡No te lo pierdas!

Philippe Lissac / Godong
Comparte
A lo largo de mi vida he visto sorprendido cómo Dios actúa en las vidas de las personas. El catecismo nos dice que Dios ha sembrado como una semilla en nuestros corazones que florece en el tiempo y nos mueve a buscarlo.

Me encanta leer nuestro Catecismo porque en pocos párrafos te da las respuestas que muchos buscan en diferentes lugares sin darse cuenta lo cerca que está. El deseo de Dios está inscrito en el corazón del hombre, porque el hombre ha sido creado por Dios y para Dios; y Dios no cesa de atraer al hombre hacia sí, y sólo en Dios encontrará el hombre la verdad y la dicha que no cesa de buscar”.

Le pasó a San Agustín que buscaba a Dios con tanto afán y lo encontró a su lado, en él.

Observo las vocaciones que florecen a pesar de los pecados en la Iglesia. Y la santidad que emerge en los lugares más insospechados. Veo los rostros de felicidad de aquellos que un día decidieron abandonarlo todo y seguir a Dios.

Estoy lleno curiosidad y suelo preguntarme: “¿Por qué?”. No soy el único. He conocido cientos de personas que se preguntan lo mismo.

Mi vocación la descubrí temprano.  Supe que Dios me pedía tres cosas: Ser humilde, hacer el bien y escribir, compartir mis experiencias en la vida en Dios.

La primera, ser humilde, bueno… estamos trabajando en ello. Cuesta… Vaya que cuesta. Hacer el bien me encanta y escribir es lo que más disfruto.

Todos tenemos un PROPÓSITO. Lo importante es descubrir el tuyo nuestras te encuentres en este mundo, para que te realices como persona y seas feliz.

Hace unos días me encontré en una Hora Santa en la Iglesia de santa Eduviges en Betania (Panamá) con un muchacho que busca a Dios y anhela descubrir su vocación.

Sabes que Dios le llama, pero no tienes claro, para qué. ¿Te ha pasado esto?

Me pareció que mis palabras fueron pocas. Y quise escribir un libro que lo ayudará en su búsqueda y le sirviera a otros que también necesitan descubrir el propósito de sus vidas. Lo titulé: “EL DESAFÍO DE DIOS”.

“EL DESAFÍO DE DIOS” es un libro polémico, lleno de testimonios, anécdotas y reflexiones, que seguramente te ayudará.

Rezo por ti para que al leerlo Dios te ilumine y te ayude a descubrir tu PROPÓSITO, el camino de has de transitar.

¡Dios te bendiga!

 

*   *   *   *    *

 

Queremos recomendarte un libro que nos llena de esperanza: “EL DESAFÍO DE DIOS”.

 TODOS tenemos un “PROPÓSITO” en la vida. No estamos de CASUALIDAD en este mundo. ¿Quieres descubrir tu vocación? ¡Dale una Mirada!

¿Te gustaría adquirirlo? Es muy sencillo.

SI VIVES EN LATINOAMÉRICA O ESTADOS UNIDOS HAZ “CLIC” SOBRE ESTE ENLACE.

SI VIVES EN MÉXICO, HAZ “CLIC” SOBRE ESTE ENLACE.

SI VIVES EN ESPAÑA HAZ “CLIC” SOBRE ESTE ENLACE.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.