Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Sotero y san Cayo

Un libro infantil para leer a los pequeños de la casa.

Claudio de Castro - publicado el 05/01/18 - actualizado el 05/01/18

Una de las grandes alegrías de la vida es convertirte en abuelo. Ves la vida desde una nueva perspectiva. Y descubres en este maravilloso mundo momentos que nunca imaginaste. Es como ser papá, pero sin tantas responsabilidades. Esto te permite disfrutar más el tiempo que compartes.

Los nietos son un regalo.

Suelo mirar hacia el cielo y le digo maravillado a Dios: “Gracias”.

Cuando tus nietos te llaman: “Abuelito”, experimentas una alegría infinita. Recuerdo cuando mis hijos por primera vez decían: “papá”.  Esa sola palabra le daba un sentido a tus sacrificios y esfuerzos.

La vida me ha enseñado que los hijos son tuyos un tiempo, luego les toca vivir sus vidas y seguir adelante. Es como si Dios te los confiara para que los eduques y hagas de ellos personas buenas, generosas. Hasta que llega el día que se marchan. Un amigo lo supo explicar con estas espléndidas palabras: “Se van los hijos, llegan los nietos”.

Algo que tenemos en común los abuelos es que a los nietos les encantan nuestras historias. Esto es genial. Rememoras las historias que contabas a tus hijos por las noches, para lograr que se durmieran.

El tiempo pasó. Y de pronto eres abuelo.

“Cuéntamelo otra vez”, te dicen los nietos con esa mirada de ilusión a la que no puedes negarte.

“¿Sabes a qué se dedica tu abuelo?”, le pregunté a mi nieta una mañana.

“Sí Tata, escribes libros”.

Se me quedó viendo absorta y me dijo con sencillez:

“¿Puedo escribir un libro contigo?”

“Por supuesto mi princesa. Y ¿cómo se llamará?”

“La niña que le tenía miedo al color amarillo”.

Ante estas palabras mi mente voló hacia un mundo lleno de colores y niños que interactuaban con ellos y empezaban a conocerlos.  Algunos colores se indignaron por la preferencia. Todos querían ser importantes.

Me senté a escribir y así surgió este pequeño pero maravilloso libro de cuentos infantiles. Sencillo, pero divertido y con sabor a infancia.

Al momento de darle su color llamé a mi nieta y se los mostré. Ella eligió los que más le gustaban. Los niños tienen sus preferencias. Hay colores que son especiales en sus vidas.

Te quería presentar el libro. Escrito y armado en colaboración de una pequeña lectora que lo ha disfrutado muchísimo.

Gracias buen Dios por estos regalos que renuevan nuestras vidas y esperanzas.

…………………………

Puedes adquirirlo muy fácilmente. Haz “CLIC” sobre el país que te corresponde.

ESPAÑA

LATINOAMERICA Y ESTADOS UNIDOS

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más