Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl

Todo cambia cuando Jesús te mira desde la Cruz. (Un testimonio bellísimo)

Claudio de Castro - publicado el 22/03/18

Me acerqué a Jesús Crucificado.

Era una imagen que transmitía todo el dolor, angustia y sufrimiento que padeció. Miré a mi alrededor.

Entraba en la Iglesia La Dolorosa, en san José, Costa Rica, donde iba de niño a la misa dominical.

Todo llamaba mi atención. Pero Jesús Crucificado… «Sentía que me miraba».

Cristo sufriente me llamaba:

“Acércate Claudio.  Lo hice por ti, por todos”.

Sentí un dolor tan hondo a medida que me acercaba a Él. Me pesaban mis muchos pecados. Las veces que sabiendo que hacía mal, olvidé su amor.

Vino a mi mente la oración de Gabriela Mistral y empecé a rezarla en voz baja, a media que caminaba hacia aquella cruz.

En esta tarde, Cristo del Calvario,
vine a rogarte por mi carne enferma;
pero, al verte, mis ojos van y vienen
de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza.

¿Cómo quejarme de mis pies cansados,
cuando veo los tuyos destrozados?
¿Cómo mostrarte mis manos vacías,
cuando las tuyas están llenas de heridas?

¿Cómo explicarte a ti mi soledad,
cuando en la cruz alzado y solo estás?
¿Cómo explicarte que no tengo amor,
cuando tienes rasgado el corazón?

Ahora ya no me acuerdo de nada,
huyeron de mí todas mis dolencias.
El ímpetu del ruego que traía
se me ahoga en la boca pedigüeña.

Y sólo pido no pedirte nada,
estar aquí, junto a tu imagen muerta,
ir aprendiendo que el dolor es sólo
la llave santa de tu santa puerta.

Imaginé que me encontraba en el monte Gólgota. Escuchaba los insultos, veía su Madre Santísima aferrada a los pies de la cruz. Cuanto dolor y angustia. El hijo de Dios Padre moría en medio de aquél tormento.

Brotaron lágrimas de mis ojos.

Lo contemplé a lo lejos avergonzado de no ser digno de Él, de tanto amor. Veía impresionado la escena. Lentamente me acerqué y abracé los pies de aquella cruz, donde colgaba crucificado mi mejor amigo.

Míralo. Así me miró, con esa dulce mirada con la que me decía: «Te quiero tanto».

Lo miré sin apartar la vista. Limpié las lágrimas que brotaban de mis ojos

Me miró. Y algo cambió en mi interior. Todo cambia cuando Jesús te mira.

Su mirada bastó para comprender. No necesité más.

Le dije que lo quería.

“Te quiero Jesús”.

Luego solté la cruz y me fui sentar en una de las bancas de aquella hermosa iglesia en Costa Rica. Desde allí lo miré largamente. Contemplé sus heridas y su amor. Vi mis abandonos. Lo indiferente que he sido ante su Amor.

¡Perdón por haberte abandonado tantas veces!

¡Perdóname Señor!

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más