Aleteia

Toda tentación es como una ratonera, una trampa diseñada para ti, ¿lo sabías?

Comparte
Los físicos lo saben bien. Es la tercera ley de Newton: “Toda acción genera una reacción”. En el mundo espiritual ocurre algo similar y bien podía decirse: “Todo pecado genera consecuencias”.

No hay pecado libre de consecuencias. Cada vez que cometes un pecado, afecta a todos, no solo a ti. Y de eso se trata, es lo que desea el demonio, hacer el mayor daño posible.

El truco del demonio es presentarte la tentación ocultando esas consecuencias en tu alma y tu vida. Sólo te muestra el placer que te puede hacer caer, conociendo tu debilidad.

Si robas, cometes adulterio o vas tras el fruto que sabes es prohibido para ti, afectarás a tu familia, tu entorno, y tu alma. Un minuto de placer traerá años de sufrimientos. Y es que el demonio es muy astuto, no sólo te hace caer en ese pecado que te atormenta hoy.

Cuando eres tentado “se nubla tu entendimiento”. Sólo piensas en el placer que te espera, o el dinero que obtendrás o el mal que harás a otro desquitándote por fin de lo que te hicieron.

Pero no es tan simple. Toda tentación es como una ratonera, una trampa. El pecado que vas a cometer y que piensas que nadie se dará cuenta, que puedes ocultar, el demonio se encargará de hacerlo visible. Desea convertirlo en una onda expansiva que vaya destruyendo vidas y sueños a tu alrededor.

Cada pecado trae implícita una trampa elaborada por el demonio.

Quiere desacreditarte y que sufra tu familia, que se expanda el mal olor de ese pecado e impregne a cuantos pueda.

Se ve tan agradable esa tentación, ¿verdad? Parece inofensiva. Esa es la idea. El demonio sabe hacerlas con tal sutileza que no parece un pecado.

Basta que leas una revista, salgas a caminar por una avenida o navegues por Internet en las redes sociales para que encuentres tentaciones sutiles. Pequeñas señales a las que no darás importancia y que te llevarán a donde él quiere, el lugar donde colocó la ratonera para atraparte.

La tentación nunca viene sola. Escondida, alejada de tu vista, está una trampa con un cebo que parece «irresistible»

¿Cuál es el objetivo del demonio? Atrapar tu alma inmortal. Hacerte daño. Mucho daño.

Cada tentación trae su propio cebo y una trampa diseñada para hacerte caer en ella. Parece un objeto ofensivo. Pero es letal.  Te sumerge en el pecado mortal y te roba una maravillosa eternidad al lado de Dios.

Debes saberlo. Puedes decir NO. Luchar. Defenderte. No caigas. No te dejes. Tienes libre albedrío.

Nadie te obliga a pecar. Si lo haces es libremente.

Con total libertad vives en la presencia de Dios, o te alejas de Él, buscando la oscuridad.

¿Tienes frente a ti la trampa esperándote? Huye. ¡Sal de allí inmediatamente!

Busca un sacerdote y haz una buena confesión sacramental. Participa con fervor de la santa Misa. Reza. Lee libros de espiritualidad. Me gusta recomendar la lectura de dos libros maravillosos para tu crecimiento espiritual. Son: “Imitación de Cristo” de Tomás de Kempis e “Historia de un Alma” de santa Teresita del Niño Jesús. Los consigues en cualquier librería católica.

Frente a ti el demonio ha colocado una ratonera, una trampa a tu medida.

El cebo está dispuesto y cada vez se hace más irresistible. Se ve tan apetecible. Tu imaginación vuela y piensas en las delicias que te esperan y mereces. Vas hacia la trampa sin pensarlo mucho. Pero en tu interior tu conciencia te detiene y advierte: “PELIGRO”.

En ese preciso momento sabes que algo está mal. Que es un pecado. Y ofende a Dios quien te ama infinitamente.

¿Qué harás?

 

……….

Es fundamental conocer a tu enemigo, enemigo de las almas y la humanidad, para poder defenderte. Te invito a leer un libro que te muestra cómo mantenerlo a distancia. Es «EL MUNDO INVISIBLE»    

*** NUEVA EDICIÓN*** No. 1 en su categoría. «Escribí este libro para exponer al demonio, que todos reconozcan su existencia, tiene testimonios muy edificantes».

«El LIBRO  es sobre la actuación del maligno, con varios ejemplos. Sencillo para el entendimiento de cualquier persona y con letras grandes. Fácil de leer» (un lector).

Es un LIBRO CATÓLICO, con aprobación eclesiástica, precedido de la polémica. El libro del que todos hablan, de nuestro autor Claudio de Castro

«Tras la lectura de este libro fascinante, es inevitable la sensación que no estamos solos y que debemos volver la mirada a Dios».  

¿CÓMO PUEDES OBTENERLO?

Es muy sencillo. Te paso los enlaces para que lo adquieras. Haz «CLIC»  sobre el que corresponda a tu país.

Si vives en los ESTADOS UNIDOS   HAZ «CLIC» AQUÍ.

Si vives en cualquier país  de CENTRO AMÉRICA o América Latina HAZ «CLIC» AQUÍ.

Si vives en México… HAZ «CLIC» AQUÍ

Si vives en España  HAZ «CLIC» AQUÍ

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.