Aleteia

¿Te ha cambiado esta cuarentena? Cuéntanos.

David Prado Perucha - Shutterstock
Comparte
Entramos en la Semana Santa, será una experiencia única, que jamás pensamos vivir, Estamos viviendo una cuaresma muy dura, encerrados en nuestras casas, tratando de sobrevivir a un enemigo invisible. Pero no todo es negativo, nos ha hecho valorar lo que en verdad vale, empezando por la familia, los amigos, la salud, la eucaristía, nuestra fe, la oración y las visitas a Jesús en el sagrario.

Paso mis días reflexionando, tratando de ahondar en el misterio. La presencia de Dios en nuestras almas. Cómo  es que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. ¿Lo has pensado alguna vez?

La cuarentena nos hace compartir y saca de nosotros lo mejor.

Hemos hecho chats y grupos de familiares y conocidos para estar en contacto. Nos contamos chistes, historias positivas y reflexiones, para darnos entusiasmo, un poco de alegría. En casa hemos sacado los viejos juegos de mesa y los estamos disfrutando en grande, jugando, recordando la infancia, reunidos por  la noche.

Personas que se encontraban en los elevadores de los edificios y no se saludaban ni se volteaban a ver, ahora que no pueden salir de sus apartamentos, son grandes amigos en estos grupos comunitarios en los que todos están atentos a las noticias y procuran animarse ante la difícil prueba que enfrentamos. Se preguntan, ¿por qué no nos saludábamos antes?

En las redes sociales compartimos nuestras actividades. Un amigo ha puesto la foto de un rompecabezas de 3000 piezas que está terminando con su familia. Otros están abriendo canales de videos para compartir sus habilidades, como la forma de preparar pan sin necesidad de un horno, recetas para hacer pasteles caseros, escribir un libro, organizar la casa, juegos para entretener a los niños y compartir con ellos. El encierro nos vuelve creativos.

También descubrimos una solidaridad extraordinaria. ¿Ocurre igual en tu país?

Me cuentan de esta violoncelista que vive en un área rodeada de edificios y a ciertas horas sale al balcón de su casa y toca piezas magistrales para animar a los vecinos. Otros artistas alrededor del mundo empiezan a brindar conciertos gratis por Internet.

Esta Pandemia nos ha demostrado que estamos todos en un mismo barco y lo que le ocurra al planeta nos afecta a todos. Nadie tiene derecho a devastarlo. Hay que cuidarlo y cuidarnos a nosotros, como hermanos.

Aprendimos que nadie está por encima de nadie. Y que todos valen. Para mí, algo también importante, es que debemos ser humildes, aunque nos cueste (y a mí me cuesta mucho), porque esto agrada a Dios.

He tratado de establecerme una rutina diaria, un horario para cada cosa, siguiendo un poco la norma de san Benito Abad. Te recomiendo leerla, puedes bajarla gratis de muchos sitios en Internet.

Por favor no olvides a tus sacerdotes, anímalos, muchos están dando sus vidas por llevarnos consuelo. Tampoco olvides a los médicos, enfermeras y personal que labora en los hospitales.

Sé solidario con las personas más necesitadas de tu vecindario y por aquellos que están solos, qué difícil ha de ser para ellos el aislamiento.

Cuéntanos cómo llevas esta cuarentena, buscamos historias simpáticas, positivas, para animarnos los unos a los otros y compartir. ¿Cómo vivirás la Semana Santa?

Te dejo con estas palabras de la escritura.

«No temas, pues yo estoy contigo; no mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios; yo te he dado fuerzas, he sido tu auxilio, y con mi diestra victoriosa te he sostenido».
(Isaías, 41,  10)

…………….

 

Debemos aferrarnos a la oración, necesitamos perseverar, que Jesús nos escuche. Para ayudarte, te recomendamos el NUEVO libro de nuestro autor católico Claudio de Castro “EL PODER DE LA ORACIÓN CON FE”, renovará tu vida y será una voz de esperanza en este tiempo de  prueba.

 

Es muy fácil de obtener. Haz “CLIC” en el enlace bajo el país que te corresponde.

LATINOAMERICA Y ESTADOS UNIDOS
Digital   /   IMPRESO

ESPAÑA
DIGITAL  /  IMPRESO

MÉXICO
DIGITAL

CANADÁ
DIGITAL / IMPRESO

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.