Aleteia

Recuerda al glorioso san José, acude a él en esa situación difícil, y te ayudará. (Un testimonio hermoso)

Public Domain
Comparte
Una de las grandes propagadoras de la devoción al buen san José fue santa Teresa de Ávila.  Ella escribió sobre su experiencia con este santo extraordinario:

«Tomé por abogado y protector al glorioso San José, y encomiéndeme mucho a él. Vi claro que así de esta necesidad, como de otras mayores, este padre y señor mío me sacó con más bien de lo que yo le sabía pedir. No me acuerdo hasta ahora haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer“.

“Querría yo persuadir a todos fuesen muy devotos de este glorioso Santo, por la experiencia que tengo sobre de los bienes que nos alcanza de Dios«.

Yo, católico, le conocía más por las figuritas de los Nacimientos que por tener con él una relación personal y acudir a pedirle sus favores en medio de las grandes dificultades de la vida.

En cierta ocasión de gran dificultad me acerqué a san José por recomendación de un buen sacerdote.

Si me ayudas”, le prometí a san José, “te quedará agradecido y en lo posible hablaré a todos de ti y propagaré tu devoción”.

Le pedí su intercesión y San José me ayudó.

Lo sé porque lo que ocurrió fue demasiado evidente que no era natural. A partir de ese momento empecé a repartir estampitas de san José custodio de Jesús y María, y a recomendar a todos que acudan a él, porque Jesús nada le negará.

Hice un video que te comparto de aquella experiencia.

Fue llamado “hombre justo”.

Como mi familia es judía, por parte de padre, mantengo buenas relaciones con el Rabino Gustavo, de la Congregación Kol Shearith Israel a la que asisten. En ocasiones le pido su ayuda. Me sirve para conocer mejor a Jesús, María y José. Sobre todo, a san José.

Le escribí en una ocasión preguntándole que significaba para un judío la palabra “justo”.

La Biblia dice de él: “José, su esposo, era un hombre justo”. (Mateo 1, 19)  Quería preguntarle a qué se referían los hebreos cuando decían de alguien: «Es un hombre justo», porque pocas veces leemos de alguna persona a quien le atribuyen esta virtud.

Amablemente respondió: “La palabra «Tzadik» o justo en el mundo bíblico se refiere a la persona íntegra, como dice el libro de proverbios (20:7) Camina en su integridad el justo”.

Poco se le menciona en la Biblia, pero basta saber esto, era un hombre justo. Las personas a las que les recomiendo a san José, regresan a los días admirados por su bondad y auxilios.

Acude a Él confiado, te aseguro que te ayudará, si es para tu bien. 

Es curioso, cuando me encuentro en una seria dificultad y no sé qué hacer, mi hermano Frank, a quien le recomendé esta hermosa devoción hace algunos años, me empuja a la confianza y me dice convencido: “Recuerda a san José, acude a Él que te ayudará”.

«Concédenos, sagrado San José que siempre bajo tu protección, podamos pasar nuestras vidas sin pecado».

  

………

¿Conoces  el libro «EL SAGRARIO»? Lo escribí para ayudarte en tus visitas a Jesús en el sagrario, para que puedas conocerlo y amarlo más. Me ilusiona que lo conozcas y lo visites a diario. Y le digas que le quieres, una y otra vez.

Él te va a ayudar. Te lo aseguro. Anda a visitarlo.

“EL SAGRARIO” es un clásico de espiritualidad que «ENCIENDE los CORAZONES» en amor a Jesús Sacramentado. Escrito por nuestro autor Claudio de Castro  

Te mostramos cómo adquirirlo. Es muy sencillo.

Si vives en Latinoamerica o Estado Unidos Haz «CLIC» aquí.

Si vives en México Haz «CLIC» aquí.

Si vives en España Haz «ClIC» aquí.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.