Aleteia

¿Quién eres para Dios? ¿Te has hecho esta pregunta? (Un testimonio bellísimo que debes leer)

Comparte
En las Florecillas de san Francisco puedes leer sobre la inquietud que le carcomía el alma a nuestro santo.  Le preguntaba a Dios, lo que a muchos nos inquieta. Se cuenta que…

El hermano León no se volvió atrás, como San Francisco se lo tenía ordenado, sino que, con buena y santa intención, pasó y entró suavemente en su celda; no encontrándolo, pensó que estaría en oración en algún lugar del bosque. Salió fuera, y fue buscando sigilosamente por el bosque a la luz de la luna. Por fin oyó la voz de San Francisco, y, acercándose, lo halló arrodillado, con el rostro y las manos levantadas hacia el cielo, mientras decía lleno de fervor de espíritu:

«¿Quién eres tú, dulcísimo Dios mío? Y ¿quién soy yo, gusano vilísimo e inútil siervo tuyo?»

Y repetía esta oración, una y otra vez….

Desde niño admiro mucho a san Francisco y he crecido procurando seguir sus pasos, pero la verdad no he llegado lejos. Suelo hacer esta oración breve que aprendí de él  y que te mueve a la humildad y a reconocerte como realmente eres.

“Quién soy yo Señor y quién eres Tú?”

Hace poco una lectora escribió este “sabio” comentario en uno de mis escritos:

“¿Quién es Claudio? Escucho ese nombre en diferentes comentarios de sitios católicos”.

Le respondí agradecido: “La verdad, yo también suelo hacerme esa pregunta. ¿Quién soy yo?”.

No tiene idea el bien que me hizo. Sus palabras extraordinarias para mí, me movieron a viajar al interior de mi país, a zona montañosa, para poder reflexionar y en el silencio escuchar a Dios. Me alejé esos días de las redes sociales, del ruido del mundo que nos impide escuchar al Padre.

Aproveché para descansar. Visitar cafeterías de montaña con un delicioso café recién tostado, e hice esta grabación para que me acompañaras en medio de esos bellos parajes.

Me senté en una gran roca, abrazado por viento frío y pensaba: “¿Quién soy ante ti Señor, Dios Todopoderoso y eterno?”

Guardaba silencio, esperando mi respuesta. Y no demoró en llegar. Fue muy sencillo reconocerla en medio de aquella hermosa naturaleza, creación de Dios.

Dios nos habla de tantas formas y no siempre sabemos escucharlo.

La conclusión me golpeaba fuerte. Y me llenaba de alegría y paz.

“No soy nada ante la grandeza de Dios, pero lo soy TODO para Él, porque me ama y en mi Padre”.

 

………

Te invitamos a leer os bellísimos libros publicados por nuestro autor Claudio de Castro. Te pasamos los enlaces para que les des una mirada.

Si vives en México, haz “CLIC” aquí.

Si vives en Panamá, Costa Rica y Latinoamérica, haz “Clic” aquí.

Si vives en los Estados Unidos, Haz “CLIC” aquí.

Si vives en España, haz “CLIC” aquí.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.