Aleteia

Preparando nuestras maletas para el Cielo (Un testimonio bellísimo)

Comparte
Hay una canción que me encanta, seguro la has escuchado, es la Canción del Peregrino.

Tiene una letra bellísima que te aclara con sencillez quiénes somos y hacia donde vamos.

Nos hallamos aquí en este mundo,
este mundo que tu amor nos dio;
mas la meta no está en esta tierra,
es un cielo que está más allá.

 

https://www.youtube.com/watch?v=y7fdoAgyf3g

En realidad, ¿quién eres? ¿Hacia dónde vamos? ¿Para qué estamos aquí?

Yo a menudo lo pienso y medito en ello. Y llego a la misma conclusión: «Estamos aquí para amar.  Ser Misericordiosos. Agradar a Dios».

Cuando era niño mi mayor ilusión era ser santo, para tener contento a Dios y poder ir al cielo a verlo y estar con Él, decirle que le quiero y agradecerle todo lo que hecho por nosotros.

A través de la vida preparamos nuestras maletas espirituales para llevarlas al Paraíso. La pregunta que debemos hacernos, es simple: “¿Con qué las voy a llenar?”

En su quinta aparición en Fátima, parece que alguien le dio a Lucía un perfume para que entregara en obsequio a la Virgen María. La Virgen con gran bondad rechazó el obsequio y explico un motivo muy simple.

Ocurrió así:

“…la niña, que hablaba en nombre de los tres, le ofreció a la Madre de Dios dos cartas y un bote con colonia que le habían dado algunos de los entre 20,000 y 30,000 fieles que se congregaban en Cova de Iría. «Eso no es conveniente para llevar al Cielo», contestó la Virgen”.

El domingo recordé esta bella historia y me quedé un rato pensando en aquellas cosas por las que tanto me afano e inquieto. Y no sé por qué.

¿De qué me sirven sin al final ninguna de ellas podré llevarlas al Paraíso?

Una vez pregunté a un sacerdote qué podíamos llevar al cielo.

―Las obras de Misericordia que tanto gustan a Dios―respondió―. Busca en tu Biblia Mateo 25. Hay una gran lección. Jesús nos enseñó lo que debemos hacer. Nos toca practicarlo.

«Entonces dirá el Rey a los de su derecha: «Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.”

Cuando alguien te pregunta quién eres, puedes responder con esta verdad: “Soy un peregrino y vamos hacia el cielo”.

¡Dios te bendiga y te muestre sus caminos!

 

…………..

¿Has leído los libros de nuestro autor Claudio de Castro? Te los recomendamos. Son un bálsamo para el Alma.

Puedes conocerlos haciendo «CLIC» aquí.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.