Aleteia

No permitas que nadie te confunda hablando mal del santo Rosario. (un fuerte testimonio)

Comparte
En esta Cuarentena obligatoria rezo a diario el Santo Rosario con mi esposa Vida. No tienes idea lo mucho que me ha servido. Me ha traído mucha paz y serenidad, algo que tanto necesito en estos días oscuros de prueba para toda la humanidad.

Mucho ha cambiado en mí. Ahora rezo más pausado, con calma, sin prisas, imaginando que estoy en la dulce presencia del buen Jesús y ante su maravillosa y bella Madre celestial, madre de todos.

Descubro en cada Rosario lo que la  Virgen nos pide cuando habla sobre su Hijo Jesús: «Hagan lo que Él que Él os diga».  Es tan sencillo, sin complicaciones, hacer lo que Jesús nos dice. Y eso es lo maravilloso de escuchar a María. Por eso debemos acudir a ella y oir confiados lo que nos dice.

Hay quienes tratan de confundirte para que abandones esta maravillosa oración diciendo que el Rosario no es Bíblico. Esto se ha aclarado hasta el cansancio, más bíblico no puede ser, pero igual si insisten, puedes demostrarles lo contrario. lee en tu Biblia Lc 1, 26-38, Lc 1, 39-45… Y hay muchos versículos más.

 

Cuando rezas el rosario, sigues en cada “misterio meditado” los pasos de Jesús en el Evangelio y rezas el Padre Nuestro la “oración” que Él nos enseñó. Puedes encontrarla en Mateo 6, 9-13.

Y si aún insisten y te dicen que es una oración repetitiva sugiéreles leer Mateo 26, 44 cuando Jesús reza repitiendo las palabras.

Dejándolos, de nuevo se fue a orar por tercera vez, diciendo aún las mismas palabras”.  

Y si esto no es suficiente debes saber que los misterios que meditamos en el santo rosario ESTÁN TODOS EN LA BIBLIA. ¿Tienes una Biblia a mano en casa? Si quieres haz la tarea y búscalos.

Reza en paz y alegría el santo Rosario, cada día, con fervor, pues traerá muchas bendiciones a tu hogar, tu familia y tu trabajo.

El Fátima la Virgen hizo esta URGENTE petición a la humanidad: «Rezad el Rosario todos los días».

También nos dijo estas palabras que sobrecogen el alma y que tienen actualidad en estos días de tanto alejamiento de los mandamientos de Dios.

“Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, porque muchas almas van al infierno por no tener quién se sacrifique y rece por ellas”.

Nos debemos a ellos con nuestras oraciones.  Estos son tiempos de heroicidad en la fe.

Curiosamente si lees los testimonios de las apariciones Marianas aprobadas por nuestra Santa Iglesia, en muchos casos la Virgen viene del cielo con un rosario en las manos, empezando por santo Domingo a quien le enseñó a rezarlo para que propagara esta bella devoción.

EL REZO DEL SANTO ROSARIO te protege de muchos males. Es conocido el caso de Hiroshima. Lo han llamado el Milagro de Hiroshima. Ocurrió el 6 de agosto de 1945 cuando arrojaron la bomba atómica “Little Boy” que arrasó con todo a su alrededor pulverizando miles de personas, pero que dejó intacto un edificio en medio de la destrucción. Una iglesia. En ella 4 jesuitas vivían las enseñanzas de Fátima. Rezaban el Rosario todos los días. Nada les ocurrió.

Al rezar el Rosario tienes momentos maravillosos de paz, esto lo he comprobado y aprendes sobre la vida de Jesús. Busca en tu Biblia los misterios del Rosario y los encontrarás. El rezo del Rosario me permite reflexionar en la vida de Jesús desde su nacimiento hasta su muerte y resurrección.

Los misterios del rosario me ayudan a conocerlo más, para amarlo más.

Dulce Virgen María, cúbrenos con tu santo manto. Protégenos de todo mal. Y muéstranos a tu Hijo Jesús.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.