Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

No le conocía y es Dios ¿cómo es eso posible? (Un bello testimonio)

Comparte
Qué sabroso es vivir en la dulce y maravillosa presencia de Dios. Todo cambia para ti. Es como si renovaran tu vida y la vieses desde otro ángulo, uno inusitado, el espiritual. Te das cuenta que somos carne, pero también espíritu, tenemos un alma que muchas veces olvidamos en busca del placer humano y así ofendemos al buen Padre Dios.

El Espíritu Santo te hace tener conciencia clara del pecado y lo terrible que es y cuánto ofende a Dios.

Hace unos días terminé de escribir mi primer libro sobre el Espíritu Santo, sus carismas, Poder y cómo actúa en nuestras vidas. No imaginas lo feliz y agradecido que me siento.

―Es Dios― me decía antes de iniciarlo―. ¿Cómo es posible que le conozca tan poco?

Algo no andaba bien. Católico, 62 años y nunca me había planteado esa pregunta: “¿Quién es el Espíritu Santo?”. No me refiero a la respuesta que siempre obtenemos “La tercera persona de la Santísima Trinidad, el Consolador, el Paráclito” … No, esta pregunta que a diario empecé a hacerme iba más allá de esas respuestas convencionales que encontramos en todos los libros. “¿Quién eres realmente?” Y la más importante de todas: “¿Cómo es que eres Dios y no te conocemos?” Eso me parecía inaudito.

Así empecé mi búsqueda del Espíritu Santo. Tengo tanto que contarte. Lo iré haciendo en diferentes artículos, tuve vivencias sorprendentes que me han dejado maravillado. Le debo tanto.

Busqué libros para leer, conversé con amigos y sacerdotes y sobre todo pensé: “Capaz que ha estado en mi vida y no me he percatado”. De forma que empecé a hurgar en mis viejos diarios espirituales, en los que anotaba pensamientos, vivencias, ideas, y curiosidades que a diario vivía. No adivinas lo que encontré fue extraordinario.

Me preparé para esta gran aventura como el escalador que va acumulando lo que va a requerir para su expedición. En mi caso, mi vieja biblia tachada y subrayada, mis antiguos diarios, algunos libros de espiritualidad y mucha oración, sobre todo la oración ante el santísimo en el sagrario, acompañando a Jesús que a veces se siente tan solo.

Siempre que voy a emprender algo, lo inicio ante Jesús en el sagrario. Creo que te lo he comentado. Mi vida empieza y continúa con Jesús, mi mejor amigo.

Luego de esto, salí en su búsqueda. Necesitaba comprender, hallarlo, experimentar su presencia. En el trayecto fui escribiendo lo que me estaba pasando. Y casi todas experiencias terminaron en mi libro.

Me ilusiona mucho compartirlo contigo, que lo leas. Y es que debemos dar a conocer al Dios olvidado, el Espíritu Santo. Para que todos acudan a Él y reciban la “unción” de sus carismas para beneficio de la iglesia y el mundo. Dios nos ama infinitamente y nunca se cansa de amar y enviarnos sus bendiciones justo al Espíritu Consolador

¡Qué bueno es Dios que nos ama a pesar de lo que somos!

 

……………………………………………

¿Conoces el nuevo libro de nuestro autor Claudio de Castro?  Es un encuentro maravilloso con el Espíritu Santo. ¡Debes leerlo!
Podría ayudarte a llenar esos vacíos del alma, esa necesidad de Dios. ¿Te gustaría darle una mirada? Es muy sencillo…

Si vives en los ESTADOS UNIDOS haz “CLIC” aquí,
y se abrirá el enlace al libro.

Si vives en MÉXICO haz “CLIC” aquí.

Si vives en algún país de AMÉRICA LATINA haz  “CLIC” aquí.

Si vives en ESPAÑA, haz “CLIC” aquí.

 

 

.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.