Aleteia

¿Necesitas paz URGENTE en estos momentos? Lee este libro de santa Teresita.

Public domain
Comparte
Me había propuesto recomendarte un libro de crecimiento espiritual, por mes. A mí me han ayudado muchos los libros que he leído, sobre todo aquellos que no muestran el camino al cielo y la santidad que Dios espera de nosotros.

Somos tan frágiles que caemos con facilidad en el pecado. Ofendemos a Dios y manchamos nuestras almas.

Yo, que tantas veces he caído y caigo, me fortalezco con la recepción de los sacramentos, la oración, las jaculatorias, la lectura de libros buenos de espiritualidad, católicos y mantener la mirada y el corazón el cielo.

Hay un libro en particular en el que he estado pensando toda la mañana y decidí sentarme a escribir este blog para recomendártelo. Es uno de los pocos libros que he releído con gusto y alegría para mi alma.

Te da paz, serenidad y sobre todo sientes cuando lo lees la dulce presencia de Dios que te envuelve todo y lo llena todo a tu alrededor

Algunas palabras describen este noble sentimiento:

Pureza de alma
Amor a Dios
Anhelos de eternidad
Deseos de servir al prójimo
Búsqueda de la santidad.

Se titula: «HISTORIA DE UN ALMA».

Es un libro que puedes adquirir en cualquier librería católica en formato impreso o digital. También puedes bajarlo gratis en algunos sitios de Internet. Hasta puedes escucharlo como audio libro. Es maravilloso. No hay otra palabra que lo describa.

La autora es Santa Teresita del Niño Jesús, también conocida como: santa Teresa de Lisieux,

 

Te enseña un camino espiritual al cielo, fácil de transitar, a tu alcance. Nos revela en cada página de este maravilloso libro su “caminito” de la infancia espiritual. Es una revelación extraordinaria lo que santa Teresita comprendió por la gracia de Dios, su inocencia y pureza de alma. “Confianza y abandono total en las manos de Dios”. “Ir con el alma pura por el mundo, con las virtudes que provienen de esta infancia espiritual”.

Estos son algunos de sus pensamientos:

«La vida es un instante entre dos eternidades.»

«La Santísima Virgen me demuestra que nunca deja de protegerme. Enseguida que la invoco, tanto si me sobreviene una inquietud cualquiera, un apuro, inmediatamente recurro a ella, y siempre se hace cargo de mis intereses como la más tierna de las Madres.»

«Se sabe muy bien que la Santísima Virgen es la Reina del Cielo y de la Tierra, pero es más Madre que Reina.»

«Después de mi muerte, haré caer una lluvia de rosas.»

«Voy a pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra.»

«Yo no muero, entro en la vida.»

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.