Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 30 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo

Me amenazaron con una cadena de oración. ¿Te ha pasado?

Claudio de Castro - publicado el 10/07/20

Ayer recibí por las redes sociales, una amenaza sutil, apenas me lo creía. Hace muchos años que no veía algo parecido.

Me remontó 15 años atrás, cuando trabajando en una empresa que vendía productos de oficina. Aquella tarde envíe un fax y estando ahí llegó otro que yo recibí. Lo tomé y lo leí. Era una de esas famosas cadenas de las que solemos escuchar. Y que a muchas personas atemorizan. Te susurran la urgencia de reenviarlas y hacer estrictamente lo que te indican a cambio de grandes beneficios.

Recuerdo el contenido de esa cadena de oración. Me pedía que reprodujera 100 veces la carta, qué pegara con tape una moneda de 25 centavos en cada una, las metiera en sobres y las enviara por correo a diferentes apartados postales. Y me advertía: “Juan decidió no enviarla y tuvo un accidente fatal,  Joselito la envió y la siguiente semana ganó el premio gordo de la lotería”.

Lo que hice fue tomar aquella carta con la cadena, anoté la dirección y les escribí de vuelta.

“Queridos amigos No tengan miedo. Comprendo perfectamente que están enviando esto porque les asustan las consecuencias que podría causar romper está cadena. Yo la acabo de romper y romperé todas las que me lleguen. ¿Saben por qué? Porque enviarlas ofende a Dios. Demuestra nuestra poca fe. Hacen ver como que Dios no tiene ningún poder para protegerlos a ustedes y cuidarlos como hijos suyos, que un pedazo de papel o una amenaza tiene más poder que Dios. ¿Acaso no saben que Dios es Todopoderoso?»

La devolví por fax con mi nombre y teléfono.

Te invito a ver el video del padre Sergio hablando de las cadenas.

La cadena de ayer era muy similar, pero la amenaza, más grave.

“Tal persona no hizo caso a esta cadena pensó que era una broma se rió y a la semana murió su madre y ella quedó gravemente en el hospital. Otra persona no quiso que la cadena continuará perdió su casa y su trabajo. Otro pensó que esto es una broma. Y tuvo una tragedia familiar. Pero si tú haces que la cadena circule en 3 días vas a recibir una grata sorpresa, un milagro del cielo.”

Al ver esta situación y la cantidad de personas que estaban reproduciendo la cadena por miedo, lo que hice fue escribirle al que la puso a circular y pedirle que la sacará de las redes sociales que no tuviera miedo.

Hace mucho tome esta decisión, cortar esas caderas, no dejarlas circular. El mismo nombre lo dice cadena, te encadenan. Y no es a nada bueno.

Te pido que no tengas miedo.

Ten fe confía, que Dios es más grande que todo esto. Dios puede más y él nunca te va abandonar eso te lo garantizo.

Ánimo. No te dejes convencer ni atrapar por las cadenas, no las hagas circular. No les tengas miedo.

Dios te bendiga.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más