Aleteia

Los Milagros de los Jueves Eucarísticos ante Jesús Sacramentado (un bello testimonio)

Comparte
Mis días favoritos son los Jueves Eucarísticos. 

Me levanto feliz sabiendo que algo extraordinario está por ocurrir.  Desde hace mucho las grandes cosas en mi vida pasan los jueves Eucarísticos. A veces me inquieto por algo y de pronto recuerdo que es miércoles:

“Mañana es Jueves iré a ver a Jesús». Me animo sabiendo todo saldrá bien.

No tienes idea la alegría, cómo me conforta y me alienta a continuar en cada visita. La vida no es sencilla. Lo sé bien. Tengo 4 hijos y junto a mi esposa Vida nos ha tocado sacar adelante nuestra familia.

He visto milagros patentes que han ocurrido tras una visita a Jesús en el sagrario. Y no tengo la menor duda. Allí está Jesús. Y para Él no hay nada imposible…

Cada vez que voy a comulgar y el sacerdote levanta la hostia santa frente a mí, la miro largo, con amor, el mayor tiempo posible y pienso: “Te amo Jesús”.  Entonces comulgo y le digo:

“Te tengo, Ahora eres mío”.

Siento que esto le agrada. Sonríe y me responde feliz:

“Te tengo Claudio. Ahora eres mío”.

Mientras escribo estas líneas experimento la dulce presencia de Dios. Sientes que te envuelve un amor tan grande que se desborda. Y quieres retenerlo para siempre.

Eres capaz en ese instante de abrazar a tu enemigo y decirle mirándolo a los ojos: “Te perdono”.

He seguido el consejo del sacerdote que durante su homilía nos dijo:

“Si un día piensas en Jesús en el sagrario y estás lejos, envía a tu Ángel custodio a saludarlo”.

“Anda ángel mío. Ve al sagrario y saluda a Jesús de mi parte. Dile que le quiero mucho y que deseo amarlo más”.

Cuánto nos ama el buen Jesús. Nunca dejo de sorprenderme.

“Dulcísimo Jesús, perdóname. Te he fallado tantas veces y siempre estás en ese sagrario para mí. ¿Cómo puedes amarnos tanto? Eres mi mejor amigo, ¿lo sabes? Jesús dame la gracia para mar más y perdonar y ser justo en mis palabras y pensamientos y actos”.

Te ha ocurrido que pasando una dura prueba le preguntas: “¿Dónde estás?” Y sientes que te responde: “Aquí a tu lado, en ti, contigo”.

En esos momentos tan difíciles que enfrentamos corro a ver a Jesús en el sagrario. Me espera con su sonrisa, su alegría y su mirada amorosa. Me asomo a la puerta del oratorio y le digo:

“Llegué Jesús”.

Imagino que sonríe y me dice:

“Gracias Claudio por venir”.

 

……………….

 

Te comparto un video ( Haz CLIC AQUÍ ) que me ha encantado, te acerca al amor de Jesús.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.