Aleteia

Levántate católico del mundo, haz penitencia y ora.

Comparte
Esta cuaresma 2020 es un tiempo extraordinario que se nos concede para que volvamos la mirada al cielo, y justo coincide con esta Pandemia que nos obliga a quedarnos en casa y reflexionar y orar.

Es un tiempo sagrado de oración, penitencia y ayuno. Pidamos perdón a Dios por nuestros muchos pecados y vivamos en adelante en su presencia majestuosa, custodiando el estado de gracia.

Superado el temor que me provocó esta Pandemia, porque sentí miedo como todos, me senté a reflexionar en lo que ocurre en el mundo. ¿No te parece que debemos reflexionar en esto?

En medio de la adversidad tenemos siempre dos caminos, el de la desesperanza o el de la esperanza y la confianza en Dios. Cuando fallan los criterios humanos nos queda dirigir la mirada a Dios.

Yo elegí confiar en Él. Es un Padre amoroso que siempre está pendiente de nosotros, sus hijos. Me lo ha demostrado infinidad de veces.

Al instante de tomar esa decisión sentí cómo Dios me llenó el alma y experimenté una inmensa paz, sobrenatural, que aún conservo como un tesoro y trato de compartirla contigo con estos escritos.

Quiero recordarte que Dios está Vivo, nos ama, y somos especiales para Él. Que nunca nos va a abandonar.

¿Necesitas paz y serenidad para vivir en estos días de la Pandemia del nuevo Coronavirus?  Vuelve la mirada al cielo. Olvida lo mundano. Abandona el orgullo. Acércate a Jesús. Búscalo con un corazón humilde, arrepentido y sincero. Y seguro Él se acercará a ti, te abrazará y te dirá como les dijo a sus apóstoles:

«Les dejo la paz, les doy mi paz. La paz que yo les doy no es como la que da el mundo. Que no haya en ustedes angustia ni miedo.» (Juan 14, 27)

Los países se paralizan, y comprendes que el dinero y el orgullo de poco te valen en estos días. Es mejor la humildad, agradar a Dios, rezar. Y vivir felices en su presencia, dando testimonio con nuestro amor.

Los católicos debemos superar nuestros temores e iluminar el mundo con nuestros actos, pensamientos y palabras.

Estamos llamados a iluminar el mundo en estos momentos de oscuridad. Seamos valientes. Dios nos acompaña. Estos son tiempos en que se prueba nuestra fe. Bien decía san Josemaría Escrivá: “Los tiempos de crisis son crisis de santidad”.

Mi esposa y yo nos levantamos temprano para rezar el Santo Rosario cada mañana. Es curioso, me distraigo con mucha facilidad y es ella quien se acerca a mí, me abraza y me dice: “Recemos el Rosario”.

Rezar el Rosario me da mucha paz y serenidad, me ayuda a pensar con claridad y a descubrir a nuestra bella Madre del cielo, preocupada por lo que estamos viviendo sus hijos en la tierra.

Esta mañana he recordado las fuertes palabras del Ángel de la Paz a los niños videntes de Fátima, Lucía, Jacinta y Francisco:

¿Qué están haciendo? ¡Oren! Oren mucho. Los corazones de Jesús y María tienen planes piadosos con ustedes. Ofrezcan oraciones y sacrificios a la Divinidad”.

Oremos también nosotros, como creyentes, católicos amantes de la paz, para que se restaure la paz en el mundo y vivamos en santidad.

 

……

¿Conoces  el libro «EL SAGRARIO»? Lo escribí para ayudarte a conocer y amar más a Jesús en el sagrario, y que puedas tener una relación personal con el el Amor de los amores. Me ilusiona que lo conozcas y lo visites tan pronto salgamos de esta cuarentena. Y le digas que le quieres, una y otra vez.

Él te va a ayudar. Te lo aseguro.

“EL SAGRARIO” es un clásico de espiritualidad que «ENCIENDE los CORAZONES» en amor a Jesús Sacramentado. Escrito por nuestro autor Claudio de Castro  

Te mostramos cómo adquirirlo digital o impreso. Es muy sencillo.

Si vives en Latinoamerica o Estado Unidos Haz «CLIC» aquí.

Si vives en México Haz «CLIC» aquí.

Si vives en España Haz «ClIC» aquí.

Si vives en Canadá haz “CLIC” aquí.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.