Aleteia

La Navidad que quiero vivir

© DR
Comparte
Lo reconozco. No he amado lo suficiente.

A veces Dios permite pruebas para que ames y crezcas en la fe. Pero no siempre lo comprendemos.

Te afanas por pequeñeces y olvidas tener presencia de Dios. Me ha pasado esta semana. Me doy cuenta que la montaña de Dios es difícil de escalar. Tiene salientes peligrosas. Me he dado una caída estrepitosa esta semana.

Pero no me rindo. Me levanto y vuelvo a empezar.  En la fe, debes ser persistente, no rendirte. Dios siempre prepara algo bueno para ti. Suelo decir que “con Dios lo mejor siempre está por venir”.

Sólo hay que confiar.

¿Difícil? No cuando te ha mostrado el camino.   A mí me encanta saber que Dios es Todopoderoso y que es  nuestro Padre. Un padre tierno y justo y Misericordioso.

En estos días he salido poco de la casa. He dedicado más tiempo a mi familia, la oración y escribir.

Me  gustaría una navidad sencilla,  como la que pasaron san José y la Virgen María.  Está por nacer el bebé y no encuentran posada. El pobre san José seguro sufrió mucho sabiendo que venía al mundo el hijo de Dios y él no podía darle un lugar para nacer.

Un sacerdote me aconsejó una vez meterme en los escenarios bíblicos. María y José piden posada, soy un transeúnte que justo pasa por esa callejuela en ese momento. Veo a san José, a la Virgen, quisiera darles cobijo. No entiendo lo que hablan, pero sé con precisión lo que ocurre.  Me quedo a la distancia y camino detrás sin llamar mucho la atención.  A medida que leo la Biblia, estoy allí, soy uno con ellos.

Como escritor católico es un ejercicio que me encanta, lo disfruto mucho. He caminado al lado de Jesús a medida que leo el Evangelio. He visto a Pedro arrojándose al agua al reconocer a Jesús.

¿Por qué lo disfruto tanto?  Porque debes conocer a una persona para poder amarla. Y esto me ha  permito conocer más a Jesús. Además como escritor suelo imaginar que estoy en un lugar para poder recrearlo y escribir de él.

Espera, parece que ya encontraron posada.  La estrella se ha detenido en el cielo. No veo nada extraordinario, todo es tan normal y simple y puro.

Todo es tan hermoso.

 

……………

Te invitamos a conocer la página de nuestro autor Claudio de Castro donde podrás leer sobre su vida y aventuras en torno al sagrario.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.