Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia

La Gallina de san FELIPE NERI

© 873770

Claudio de Castro - publicado el 16/03/16

Cada mañana despierto agradeciendo a Dios tanta bondad.  Es un Padre bueno y tierno.  Debo agradecer las cosas buenas y también aquellas que no me agradan, las que me hacen sufrir; porque sé que si Dios lo ha permitido es por un buen motivo.

Es algo que nunca he comprendido, ¿por qué el sufrimiento? Debes saber que nunca me ha gustado pero le digo bajando el rostro: “Lo que tú quieras, cuando lo quieras, como lo quieras”.

Simplemente lo acepto. Sin comprender, como un acto de confianza.

Lo tomo en mis manos y lo ofrezco a Dios, por el bien de las almas.

Procuro conservar la gracia santificante. Sin ella lo pierdo todo. Y no soy capaz de enfrentar las dificultades de cada día.

Es curioso, estoy sentado en mi silla favorita, en el patio interior de mi casa, son las 8:33 am y te escribo. No te conozco, pero te siento mi hermano (a).  Somos hijos del Altísimo. Él ha querido que lo seamos y que nos amemos. ¿Será esto posible?

Nos ha pedido que seamos misericordiosos, por lo tanto es posible.

Veo cómo nos hacemos daño unos a otros. Crees hacer el bien y crucificas a tu hermano. A veces lo pienso, también yo caigo en ese pecado, cada vez que pienso o me expreso mal de alguien.  A menudo en Misa, antes de comulgar me vienen a la mente estas palabras de Jesús.

Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano: luego vuelves y presentas tu ofrenda”. (Mt 5, 23-24)

Hace algún tiempo vi con mi esposa una película sobre la vida de san Felipe Neri  (Prefiero el Paraíso). Una señora que regularmente se confesaba calumnió a una persona. San Felipe de penitencia le dijo que fuera al mercado, comprara una gallina y se la llevara, pero en el camino la iría desplumando. Cuando la señora llegó con la gallina desplumada pensando que había cumplido su penitencia, San Felipe le ordena:

“Vuelve al mercado y en el camino recoge todas las plumas y me las traes”.

La señora se dio cuenta de su grave pecado, era imposible recoger las plumas como imposible era recoger las palabras vertidas.

……………..

Queremos recomendarte otros artículos que podrían gustarte.

VIVIR CON LAS MALETAS LISTAS

¿HAS MIRADO A JESÚS EN LA CRUZ?

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más