Aleteia

La alegría los delató en medio de aquella multitud. (Un bello testimonio)

ACN
Comparte
Todo amante del libro espera con ilusión, en su país, la Feria del Libro. Yo, como escritor, la disfruto mucho. Interactúo con los lectores, tengo la maravillosa oportunidad de presentar y ofrecer mis libros, comparto con otros autores. Antes de ofrecerlos en Amazon, los colocaba en estas Ferias.

La Feria del Libro fue un proyecto que inició en mi país, el 2001.  Recuerdo que semanas antes, imposibilitado por alquilar un puesto, fui a la Librería Católica y hablé con la gerente. Una mujer extraordinaria. Le expliqué y amablemente me permitió, por un módico precio, colocar mis libros en una esquinita del stand de su librería. Aquellos eran libros muy pequeños, hechos artesanalmente en casa con mi impresora, papel blanco, una engrapadora y cartulina. Contra toda lógica, se vendieron. Apenas me lo creía.

En esa feria me di cuenta que había sed de Dios, las personas querían leer libros que les dieran esperanza, los ayudaran a reencontrarse con Dios, fortalecer su fe.  Comprendí que ese era el camino.

Recuerdo una vivencia simpática de la Feria del Libro. Una vez un grupo de jóvenes se acercaron a mi stand. Revisaron los libros, los ojearon, pero no se decidían. Les obsequié algunos ejemplares.

– ¿Por qué nos regala estos libros? – me preguntaron.

– Porque ustedes son seminaristas. respondí.

Me miraron sonriendo.

– ¿Cómo lo sabe? Llevamos ropa común, no nos identificamos.

– La alegría los delata.

Estaban sorprendidos.

– Observen a su alrededor. ¿Cuántas personas ven sonriendo?

– Pocas.

– Ustedes a la distancia, en medio de la multitud,  venían sonriendo, felices. Y es que llevan a Dios en sus corazones.

 Sonríen, no lo pueden evitar. La presencia de Dios es algo que se les nota, se siente, se transmite.

Se marcharon felices con sus libros.

Esta semana en Panamá la Cámara Panameña del Libro inicia la primera Feria Internacional virtual del libro.  Es un cambio radical. La Pandemia no permite aglomeraciones. Y decidieron hacerla virtual.

Es impresionante lo que han conseguido. Eliges un avatar y circulas por los diferentes salones de la Feria.  Te desplazas con el  ordenador. Hay stands virtuales para que compres libros.

Puedes entrar con Zoom a los diferentes salones de conferencias para disfrutar las charlas de diferentes autores presentando sus libros, participar de talleres literarios.

Esta mañana ingresé a la Feria virtual del libro y me di gusto visitando los diferentes stands virtuales. Si te gustan los libros te invito a que visites esta feria. Apoyemos un proyecto cultural y un esfuerzo extraordinario.

Te dejo el enlace para que los visites. https://filpanama.org/

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.