Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Jesús desde el SAGRARIO sigue clamando: “No me dejen solo”.

Comparte
Aquí estoy Jesús. He venido a verte en el Sagrario. Eres un prisionero de amor,  por nosotros. Eres la bondad suma, la Misericordia perfecta, la Ternura infinita.

Estaba escribiendo en mi casa, haciendo un trabajo y de pronto tuve que detenerme. Sentí tu llamado.

“Ven Claudio”.

Sabía que me llamabas. Tu voz me es familiar.

Antes no la conocía o no estaba seguro. Recuerdo una vez que me llamaste y no te hice caso. Estaba tan complicado haciendo mandados. Me llamabas de un oratorio en particular.  Al final pudo más tu insistencia, dejé lo que estaba haciendo, me desvié y fui a verte.

Cómo de costumbre te saludé desde la puerta. Fue entonces cuando comprendí. Estabas solo. Tú el Rey de Reyes, el Hijo del Altísimo estabas abandonado en aquél Sagrario sin nadie que te hiciera compañía, ni te adorara, ni te dijera que te quiere.

Me dolió en el alma saberte solo, pero más, que preferí las cosas mundanas antes de venir. Te dejé de último. Cuánto lo lamento, Señor. Perdóname.

Me quedé un rato acompañándote y cuando debía marcharme te pedí que enviaras alguna persona.  Al segundo llegó una señora con un niño. Se arrodilló y empezó a rezar con gran devoción. Antes de marcharme le conté que te había pedido que enviaras alguien para hacerte compañía. Y que era ella la respuesta.

Se conmovió y me dijo: “NO IBA A VENIR. SENTÍ QUE ME LLAMABA”. 

Hoy estoy aquí ante ti, para decirte que te quiero y para agradecer tantas gracias. Me encanta saber que eres mi amigo. Qué nos esperas en el sagrario.

Los lectores de Aleteia suelen pedirme por ellos, que te recuerde que te aman, que tienen dificultades y necesitan tu ayuda. No los dejes solos. Son tantos. Colocaré sus peticiones a tus pies.

Hay cinco personas contigo en este hermoso oratorio. Cinco adoradores en silenciosa y devota oración. No imaginas cuánto me alegro cuando vengo y tienes compañía. Me da esperanza. El mundo puede cambiar.

Perdona que escriba estando contigo.

Quiero decirles a todos que estás vivo, escondido en el sagrario, que eres Jesús y los esperas con ilusión.

…………….

Amable lector, me permites un favor? Ya sabes que me encanta sorprenderlo.

Cuando vayas a verlo al Sagrario dile: “Claudio te manda saludos”.

¡Dios te bendiga!

 

………..

¿Conoces  el libro “EL SAGRARIO? Lo escribí para ayudarte en tus visitas a Jesús en el sagrario, para que puedas conocerlo y amarlo más. Me ilusiona que lo conozcas y lo visites a diario. Y le digas que le quieres.

“EL SAGRARIO” es un clásico de espiritualidad que “ENCIENDE los CORAZONES” en amor a Jesús Sacramentado. Escrito por nuestro autor Claudio de Castro  

Te mostramos cómo adquirirlo. Es muy sencillo.

Si vives en Latinoamérica  Haz “CLIC” aquí.

Si vives en Estado Unidos Haz “CLIC” aquí.

Si vives en México Haz “CLIC” aquí.

Si vives en España Haz “CLIC” aquí.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.