Aleteia

Hace 28 años Jesús cambió el rumbo de mi vida y comprendí… (Un testimonio impactante)

KORONKA KAMEDULSKA
Pexels | CC0
Comparte
Ocurrió 28 años atrás un acontecimiento sorprendente que cambió mi vida para siempre. Fue como si Jesús me dijera: “Aquí estoy Claudio”.

Pasé semanas de lucha interior. De reflexiones sin límite. Al final me rendí ante su amor. No podía ser de otra forma y respondí: “Aquí estoy Señor. ¿Qué quieres de mí?”

Me sentía atemorizado. Sabía que Él lo pide todo. Tenía miedo que al final me dijera:

«Siervo malo y perezoso, sabías que yo cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí”. (Mateo 25, 26)

Lo que antes valoraba, perdió valor para mí. Dejé de preocuparme por lo que los demás pensaran de mí. Sólo quería complacer a Dios, que estuvieron contento de su pequeño Claudio, a pesar de mis defectos y mi pobre fe.

Tomé algunas medidas inmediatas.

  1. Compré una Biblia con letra grande y empecé a leer, a escuchar su voz y conocerlo.
  2. Hice una buena confesión sacramental para darle espacio en mi alma y que Él pudiera habitar en mí.
  3. Frecuenté los sacramentos.

Di los primeros pasos con timidez. A cambio Él me llenó con una ternura que no conocía. Un amor que me sobrepasaba.

Leía la santa Biblia y me sorprendía por palabras como éstas:

«Tus caminos enséñame, Señor, para que así ande en tu verdad; unifica mi corazón con el temor a tu nombre. Señor, mi Dios, de todo corazón te daré gracias y por siempre a tu nombre daré gloria, por el favor tan grande que me has hecho: pues libraste mi vida del abismo.»  (Salmo 86, 11-13)

Era lo que yo estaba viviendo en ese momento. Eran Palabras eternas.

El camino, en un principio oscuro, se aclaraba y empezaba a ver.

Con el tiempo comprendí que ésta era su pedagogía. Y lo vi en muchas personas que se han decidido por Dios. Cambian radicalmente de la noche a la mañana sorprendiendo a todos. Aman con un amor tan grande que anhelan perdonar y abrazar a todos. Son capaces de ver el rostro de un Cristo sufriente en el pobre y desamparado.

De esta forma empecé a escalar la montaña de Dios.

¿Caí? Cientos de veces y todavía caigo. Y cuando esto ocurre me levanto, me confieso y vuelvo a empezar. Sé que la montaña me espera. Debo llegar a la cima. No estoy equipado adecuadamente. Me faltan la fe, perseverar, orar más. Pero no importa, allí voy, un paso a la vez, emocionado, sabiendo que Dios me ama y me espera.

Y cuando no sé qué hacer me refugio en el sagrario con Jesús Sacramentado. Él me da las fuerzas que necesito para continuar.

Y vivo agradecido por tanto amor inmerecido.

……..

¿Conoces los bellos libros de nuestro autor Claudio de Castro. Son bellísimos. Te devuelven la esperanza perdida, y te muestran el camino hacia la vida interior. Haciendo «CLIC» AQUÍ podrás darles una mirada.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.