Aleteia

¿Existe el demonio?

Comparte
Crecí escuchando muchas historias, leyendas urbanas y cuentos en los que se hablaba del demonio y sus secuaces. En Latinoamérica las leyendas abundan, sobre todo en el campo, donde las noches son oscuras y las personas se entretienen compartiendo historias de terror.

Era un demonio de fábula, inexistente, creado por la imaginación para dar miedo, vestido con capa roja, cachos enormes le brotan de la frente y está blandiendo un tridente afilado en su mano.

Al transcurrir el tiempo me fui percatando que había algo de realidad en estas historias urbanas. Que no todo eran fábulas.  El Catecismo de la Iglesia lo menciona igual que santa Biblia. Nos hablan también de las pobres almas que pierden una eternidad al lado de Dios. Es un ser muy malo que solía estar cerca de Dios y el orgullo perdió. La santa Biblia lo señala como el: “Padre de la mentira”. “pecador desde el principio”.

Es muy astuto, hay que reconocerlo. Un buen día se corrió el rumor entre los hombres que todo era mentira, que el diablo no existe… El mal lo provocamos nosotros.  Lo creímos, como una verdad, siendo mentira. No imaginas cuántas personas creen esto, dentro y fuera de la Iglesia. Para ellos el demonio es como un ser mitológico, creado para dar miedo y que nos portaramos bien.

A través de los años he conocido casos verdaderos de personas acosadas por el demonio, y que pudieron librarse por la gracia de Dios. No creo que llegue alguna vez a narrarlo. No hace falta.

Aquél día de octubre cuando el Papa Francisco pidió oraciones por la iglesia para protegerla del diablo, sentí que algo muy serio estaba ocurriendo, que de alguna forma estábamos dormidos y él esperaba despertarnos ante esta realidad.

No lo sabemos todo, pero podemos intuir, descubrirlo por sus frutos en el mundo. Quedé muy preocupado y recordé las palabras de la Virgen Santísima a los videntes de Fátima: “Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores porque muchas almas van al infierno por no tener quien se sacrifique y rece por ellas”.

Decidí investigar un poco, hablé con laicos, sacerdotes y me fui percatando de una terrible realidad, el diablo está entre nosotros y a menudo actúa con total libertad, dentro y fuera de la Iglesia, porque lo dejamos. No le hacemos oposición por un motivo muy sencillo: “No creemos que exista”.

Don Bosco y muchos santos de nuestra Iglesia como el Padre Pio y santa Teresa de Jesús tuvieron experiencias desagradables con el demonio a los largo de sus vidas. Santa Teresa escribió de él: «Pues si este Señor es poderoso, como veo que lo es, y sé que lo es, y que con sus esclavos los demonios – y de ello no hay que dudar, pues es fe -, siendo yo sierva de este Señor y Rey, ¿qué mal me pueden ellos hacer a mí? ¿Por qué no he de tener yo fortaleza para combatirme con todo el infierno? …»

Tengo algunas entrevistas con testimonios impactantes que aún no transcribo. Poco a poco las iré compartiendo. Uno de los entrevistado al ver la portada de mi libro “El Mundo invisible”, se quedó pensativo callado y me dijo: “Lo que tienes en tu portada es lo que yo vi, encima de mi cama, una noche muy oscura y tenebrosa”.  

Debemos vivir atentos a lo que ocurre a nuestro alrededor. Saber que existe un mundo invisible, inmaterial que afecta nuestras vidas, nos guste o no.

El demonio existe,  no lo dudes. Y debemos preservar y cuidar la gracia en nosotros como un tesoro que se nos da. Si tenemos presencia de Dios, no habrá espacio para el mal. Estos son tiempos de grandes batallas espirituales.

Haz el bien a todo el que puedas y no temas. Sé feliz.  Sé santo.

Recuerda:“Buena es la oración con ayuno; y mejor es la limosna con justicia que la riqueza con iniquidad. Mejor es hacer limosna que atesorar oro. La limosna libra de la muerte y purifica de todo pecado. Los limosneros tendrán larga vida.» (Tobías 12, 8-9)

¡Dios te bendiga!

……………………

 

Debes conocer a tu enemigo, enemigo de las almas y la humanidad, para poder defenderte, mantenerlo a distancia. Te invito a leer un libro que te muestra cómo«EL MUNDO INVISIBLE»  

Un libro católico, precedido de la polémica. El libro del que todos hablan.

«Atrapa al lector desde la primera página».

«Tras la lectura de este libro fascinante, es inevitable la sensación que no estamos solos y que debemos volver la mirada a Dios».  

Ya está disponible. ¿Cómo adquirirlo? Es muy sencillo. Te paso los enlaces. Haz «CLIC» en el de tu país.

Si vives en los ESTADOS UNIDOS o en países de Latinoamérica…  HAZ «CLIC» AQUÍ.

Si vives en México… HAZ «CLIC» AQUÍ

Si vives en España  HAZ «CLIC» AQUÍ.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.