Aleteia

Esto, todo el mundo tiene que saberlo

Alex Proimos-cc
Comparte
Mi esposa Vida suele acompañarme por las mañanas mientras me siento a escribirles, luego de tomar un delicioso café. Le gusta decir que la vida es sencilla, somos nosotros lo que la complicamos.

Hoy me pidió que te escribiera estas palabras:

“El mundo parece que vive en tinieblas. Necesitamos una luz que la disipe y nos ilumine el camino. Esa luz es papa Dios. No hay otra”.

Le doy la razón. Necesitamos de Dios. Parece que nos quiere cubrir la sombra del mal. Los turbios eventos en Filadelfia, Chile y otros países lo confirman.

El mundo necesita con urgencia de Dios.

Siempre he pensado que nosotros tenemos un arma poderosa, a nuestro alcance, para hacer que venza el bien: “El santo Rosario”, la oración. Por eso, hago mis pausas, mientras escribo para orar, pedir a Dios que convierta mi trabajo en oración, o sencillamente para agradecerle tantos favores y gracias.

Dios es un padre estupendo.

Hace unos días veía con Vida un vídeo del Padre Jorge Loring en el que hablaba de la existencia de Dios. Contaba lo siguiente:

“Imagine que usted llega a una isla desierta y de pronto, entre la maleza encuentra cuatro palos clavados en la arena, con paredes, ventana, formando una choza. Usted se dice: “Esto no está aquí por casualidad, alguien tuvo que hacerlo”. Ocurre lo mismo cuando usted observa la Naturaleza a su alrededor. Es tan perfecta que no hay de más: Alguien tuvo que crear todo esto. No está de casualidad”.

Lo he pensado y me doy cuenta de algunas maravillas. Te daré un ejemplo sencillo. En mi calle hay un árbol que da la fruta del mango, en ciertos meses solamente. Lo maravilloso es que, en otras partes alejadas, ocurre lo mismo, hay una sincronización perfecta. Todos los árboles de ese mango florecen a la vez y dan fruto en la misma temporada.

Debes saberlo. Necesitamos de Dios. Él es la respuesta a la inquietud que tienes.

Dios existe. Y es nuestro Padre.

Cuando has vivido mucho tiempo de la Providencia Divina como yo, se hace más que evidente.

Dios nos muestra su presencia, amor, Misericordia. Le agrada que sepamos que Él es. Que está para nosotros, y le ilusiona que lo amemos.

Hay un salmo que siempre me ha impresionado. Tiene una frase extraordinaria. Te la copio:

«Se asoma Dios desde el cielo, mira a los hijos de Adán, para ver si hay alguno que valga, alguien que busque a Dios.» (Salmo 53, 2)

Ojalá que ese hombre o mujer, seas tú.

Busca a Dios y él saldrá a tu encuentro.

¡Ánimo! Es hora de confiar y amar y ser felices en su dulce presencia.

……………

¿Has leído los maravillosos  libros  de nuestro autor Claudio de Castro?

Queremos  recomendarte «SANADOS POR EL GRAN MILAGRO DE LA EUCARISTÍA»Es un dulce abrazo para el alma, consuelo en los días difíciles, una bocanada de aire fresco. Haz «CLIC» aquí y podrás darle una mirada.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.