¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Esta ancianita me dio una lección ante el sagrario (Un testimonio bellísimo)

Ołtarz w kaplicy Notre Dame du Sourire autorstwa Fleur Nabert
Manuel Cohen
Comparte

Creo que ya te lo he contado. Pero, la verdad, me ilusiona compartirlo de nuevo.  Un año atrás recibí la llamada de una dulce ancianita que sufría mucho por su soledad, la enfermedad y el sentirse poco amada por su familia.

Me contactó a través de mi libro “El Sagrario”. Suelo colocar en los libros mi contacto.  Me gusta mucho cuando me escribe un lector y me cuenta las maravillas que Dios hace en su vida. Te percatas que Dios es un Padre bondadoso y tierno. Y cuida a sus hijos.

Cuando escuché su historia me sorprendí muchísimo. Su familia la tenía echada a un lado, casi no le hablaban y solían despreciarla. Ella estaba sufriendo. No sabía qué decirle. Sólo la escuché. Cuando terminó su historia me salió del alma enviarla con Jesús ante el sagrario.

“Yo no puedo ayudarla. No sé cómo”, le dije. “Pero sí sé quién puede hacer mucho por usted. Vaya después de misa al pequeño oratorio o la capillita donde tienen el sagrario. Si no sabe dónde está pregúntele al párroco. Allí está Jesús VIVO. Cuéntele lo mismo que me contó a mí. Y dígale que lo ama mucho. Pídale que la ayude. A Él le encanta cuando vamos y le decimos que lo amamos. Le aseguro que Jesús la va a ayudar y le mostrará el camino que debe recorrer”.

Pasaron los días. Unas semanas después recibí otra llamada de esta ancianita. Le pregunté cómo le fue con Jesús en el sagrario. Estaba seguro que Él, de alguna manera iba a ayudarla dándole fortaleza, las gracias que requería o solucionándole el problema. He visto tantos milagros que no tengo ninguna duda al respecto. Jesús se desborda en favores y gracias sobre aquellos que con fe y devoción lo visitan.

“Sabrá señor Claudio que llevo semanas visitando a Jesús en el sagrario. Me he dado cuenta lo solo que veces está y quiero consolarlo con mi presencia, aunque sirva de poco. No tengo mucho que ofrecerle. Cada vez que voy le digo: “Señor perdóname porque te he ofendido tanto”.  Luego le ofrezco mis dolores y enfermedades, mi soledad, el sentirme olvidada, dejada a un lado”.

Quedé una pieza. No le pidió nada para ella. A pesar de tener tan poco, fue y le dio todo lo que tenía a Jesús. Su vida misma, sus inquietudes y además le pidió perdón. ¿Cómo no iba a Jesús a mirar con gratitud este ofrecimiento?

Me recordó a la viuda pobre de la que Jesús habló, que fue a dar limosna en el templo.

“Jesús se había sentado frente a las alcancías del Templo, y podía ver cómo la gente echaba dinero para el tesoro; pasaban ricos, y daban mucho. Pero también se acercó una viuda pobre y echó dos moneditas de muy poco valor. Jesús entonces llamó a sus discípulos y les dijo: “Yo les aseguro que esta viuda pobre ha dado más que todos los otros. Pues todos han echado de lo que les sobraba, mientras ella ha dado desde su pobreza; no tenía más, y dio todos sus recursos.” (Marcos 12, 41-44)

Me hizo revisar mi vida. Mis intenciones cuando visito a Jesús en el sagrario.  Él conoce mis necesidades. Ahora cuando voy a verlo, sencillamente le digo que le quiero mucho. Deseo que se sienta amado, acompañado, feliz.

Anda, visita a Jesús. No lo dejes solo.

¿Puedo pedirte un favor? Cuando lo visites dile: “Jesús, Claudio te manda saludos”. Ya sabes que me encanta sorprenderlo.

¡Dios te bendiga!

………………….

 

Queremos sugerirte un libro “imprescindible”, que te ayudará en tus visitas al Santísimo. El libro del que todos hablan.

“EL SAGRARIO” es un clásico de espiritualidad que ENCIENDE los CORAZONES en amor a Jesús Sacramentado. Escrito por nuestro autor Claudio de Castro  

Te mostramos cómo adquirirlo. Es muy sencillo.

Si vives en Latinoamerica o Estado Unidos Haz “CLIC” aquí.

Si vives en México Haz “CLIC” aquí.

Si vives en España Haz “ClIC” aquí.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.