Aleteia

¿Es sacrilegio comulgar en la mano? (No te pierdas esta reflexión)

© DR
Comparte
Cuánta necesidad tenemos los católicos de oir misa y comulgar. Hay muchas expectativas. Me hace mucha falta encontrarme de nuevo con Jesús, mi amigo de la infancia. «Me haces falta Jesús».

Las Iglesias están por abrir nuevamente con ciertas medidas, entre ellas la comunión en la mano y esto ha despertado un fuerte debate en las redes sociales. Comulgar en la mano no es lo ideal, ni lo que un católico anhela, pero los Obispos pueden autorizarlo, siguiendo ciertas normas que conserven la dignidad del sacramento.

No es sacrilegio comulgar en la mano, la Iglesia lo permite por circunstancias especiales, pero debemos recordar siempre a quién estamos tratando.

España abrió sus Iglesias, después de haber atravesado como todos la cuarentena y la alegría fue absoluta… volver a las Iglesias. La alegría y la paz y la fuerza espiritual que han recibido la necesitamos todos.

La comunión en la mano no es un tema nuevo, parece que era algo común en los inicios de la Iglesia, cuando era perseguida. Con el tiempo cambió para recibirla en la boca y dignificarla, y ahora recibirla en la mano suele ser una «EXCEPCIÓN» cuando “la Conferencia de Obispos lo haya permitido”. Es lo que ha ocurrido con esta Pandemia. Pero cuidado con la comunión en la mano, si con ella exponemos a nuestro Señor.

“Sin embargo, póngase especial cuidado en que el comulgante consuma inmediatamente la hostia, delante del ministro, y ninguno se aleje teniendo en la mano las especies eucarísticas. Si existe peligro de profanación, no se distribuya a los fieles la Comunión en la mano”. (Redemptionis Sacramentum)

Con la apertura de las iglesias y que nos piden comulgar en la mano, he recordado estas palabras de Monseñor Javier Echevarría: «Tratad siempre con la máxima delicadeza a Jesús en la Eucaristía». ¿Lo estamos haciendo? Y las de una joven enamorada de Jesús que me escribió: “Ayer lo recibí en la mano. No es lo que soñaba, acostumbrada a recibirlo en la boca. Lo he amado y Él me consoló. Todos los detalles de amor que pueda tener con mi Jesús son pocos”. Creo que al final, lo que a Jesús le importa es ser recibido con dignidad, por un corazón puro y enamorado.

Tratemos con delicadeza y amor a nuestro Señor, respetando siempre la Majestad de Jesús Sacramentado.

¿Sabes algo que me inquieta mucho de recibir en la mano a nuestro Señor? Que caigan al suelo partículas de hostia consagrada. Cada partícula por pequeña que sea, es JESÚS. Lo he visto pasar y me sacude el alma.

  •  Veamos una reflexión… la experiencia de un sacerdote con la comunión en la mano.

 

«La gente no ve sus manos, no revisa escrupulosamente sus manos…. Es un maltrato al sacramento… ”. (Fray Nelson Medina)

Vivimos tiempos en que necesitamos mucho del Espíritu Santo, para discernir y tener claridad y humildad, sobre todo, ser personas de oración y santidad.

Aunque para mí, siempre sera lo mejor comulgar de rodillas y en la boca, debo ser «humilde» y acatar lo que disponga la Iglesia, que es Madre y Maestra. Y rezar mucho por nuestros obispos y sacerdotes para que el Espíritu Santo les dé sabiduría.

Queridos sacerdotes, por favor prediquen más sobre este tema. Hay muchas inquietudes y necesitamos claridad para evitar los abusos, la indiferencia al momento de recibir a nuestro Señor en la mano. Oriéntennos en sus homilías sobre «lo que enseña nuestra Iglesia». Y que podamos recibirlo en la Eucaristía con amor, ilusionados, agradecidos por tanta gracia… brindándole la dignidad debida, sabiendo que es Jesús y está VIVO.

 

…………………………………………

  • Otro sacerdote nos orienta en este tema.

 

Si deseas leer el documento completo de la Iglesia que nos habla sobre «algunas cosas que se deben observar o evitar
acerca de la Santísima Eucaristía»
y que instruye sobre la comunión en la mano,  REDEMPTIONIS SACRAMENTUM  haz CLIC aquí.

Puede que te interese el tema y quieras ahondar más. Aleteia tiene a tu disposición algunos artículos muy interesantes.  Seleccioné estos para ti. Te recomiendo leerlos.

Sobre administrar (y recibir) la comunión en la mano. Puede ser más o menos conveniente, pero no es una herejía.

¿La Hostia se recibe en la boca o en la mano? Responde el Papa Francisco

Comulgar en la mano no es un sacrilegio

10 cosas que recordar al recibir la comunión

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.