Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo

En mi corazón hay un sello. Y ese sello dice: «JESÚS»

Claudio de Castro - publicado el 24/06/16

Hace algunos años tenía un amigo que buscaba a Jesús. Cultivaba una virtud que siempre admiré: Su persistencia.  A pesar de las grandes dificultades, cada día para él era un encuentro maravilloso con su mejor amigo.

Llegó a decir en un programa de radio: “En mi corazón hay un sello y ese sello dice: Jesús”.

Una noche, recuerdo, lo llamé a su casa.  Me animé a preguntarle: “¿Alguna vez te sientes solo?”  

Rápido, sin tener tiempo para pensar, me respondió: “Yo nunca estoy solo Claudio. Jesús siempre me acompaña”. 

Me dejó sorprendido. Yo iniciaba el camino, y en ocasiones me llenaba de dudas.

Él no dudaba. Tenía la dulce certeza de Dios.

Transcurrieron los años.  Comprendo ahora el significado de aquellas palabras… la certeza: “Jesús siempre está conmigo”.

En este momento, mientras te escribo, lo siento aquí, conmigo. 

Hago algunos altos esporádicos para disfrutar esa presencia que te llena de un gozo sobrenatural.

Me detengo para decirle:

“Te quiero Jesús”.

¿Sientes de pronto una alegría que no comprendes?

Es Jesús que pasa.

Habiendo visto las maravillas que Él hace por cada uno de nosotros, no me preocupa decirle al mundo que le quiero, que es mi mejor amigo.

No siempre he correspondido tanto amor, lo reconozco.  Y muchas veces lo he ofendido con mi actuar. Pero de alguna forma, algo muy dentro de mí me dice: “Vamos, caíste, ahora levántate. Te espera Jesús”. Me levanto feliz sabiendo que si me arrepiento, Él siempre me perdonará. Por eso voy al confesionario y hago una confesión sacramental con un sacerdote.

Un joven se me acercó el otro día a la salida de misa, preocupado por la vida que llevaba.  Se notaba que tenía un dolor genuino por haber ofendido a Dios. Le aconsejé confesarse. “Si caes, pues te levantas y punto. No pasa nada”, le dije.

Pocas veces he visto un rostro tan feliz como el de ese joven al salir del confesionario.

“He recuperado mi vida”, me dijo emocionado.

Le  sugerí la “Hora diaria” ante Jesús Sacramentado,  frente al sagrario.

Creo que a todos les sugiero lo mismo. Y es que he visto cosas asombrosas.

Jesús está allí. ¡VIVO!

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más