Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“El Regreso de Mary Poppins” ¿Viste la película?

© 2018 Disney Enterprises
Comparte

En 1996 falleció a los 97 años Pamela Lyndon Travers, seudónimo de la autora de la célebre nana Mary Poppins, un personaje literario amado por muchos.

Su nombre verdadero fue Helen Lyndon Goff.

Mary Poppins (1964) es una película tan alegre y llena de optimismo, que en realidad no refleja la vida que tuvo su autora. La vi muchas veces y aun hoy no me canso de disfrutarla en familia y cantar sus pegajosas canciones, “con un poco de azúcar”, “supercalifragilisti…”

Es curioso, a pesar de ser escritor, nunca pensé en la autora detrás de este éxito cinematográfico que unía la realidad con la ficción, personajes reales con caricaturas. Quién no recuerda a los simpáticos pingüinos bailarines.

Supe de su existencia al ver la película “Salvando al sr Banks”, en la que Disney narra las dificultades que tuvieron para lograr realizar Mary Poppins, en parte por las desavenencias con P. L. Travers.

Mostraban parte de su infancia y lo difícil que fue su vida. Su padre, al que ella amaba profundamente, fue un empleado tratado mal en un banco, y sufría por eso. No es casualidad que el apellido de la familia en el libro, sea Banks (bancos) y que los bancos se muestran como lugares oscuros, sin alma, donde sólo importa lograr prosperidad, aunque pisotees a media humanidad.

A pesar de esto, Mary Poppins nos muestra el lado positivo de la vida. Un deshollinador siempre optimista que lleva a los niños de la familia Banks a descubrir la alegría de las cosas simples y pequeñas, el valor de unión familiar. Y una nana mágica y alegre, que todo lo soluciona.

Vida mi esposa fue ayer con nuestros hijos a ver “El Regreso de Mary Poppins”. No ha parado de hablar de ella y tanto insistió que esta noche la invité a verla. Créanme, valió la pena.

Han pasado 54 años desde la original. Esta, es una película que no tiene desperdicio, es familiar, alegre y como la primera, llena de magia y optimismo. La banda sonora, espectacular. Te deja un sabor dulce de entusiasmo por la vida. Te muestra que, a pesar de las dificultades, puedes salir adelante, siempre en familia.

En medio de la depresión de londres, los hijos del señor Banks, Jane y Michael, ya adultos, tienen vidas complicadas. Michael perdió a su esposa, su vida es un caos. Trabaja como su padre, obsesionado, en un banco y ese mismo banco le quiere quitar su casa, por un atraso en un préstamo. Situaciones tan humanas que muchos podemos identificarnos con ellas.

Su hermana Jane llega en su auxilio. La familia, ante todo debe salir adelante.

Michael Tiene tres hijos alegres que procuran abrirle los ojos a las maravillas de este mundo. Debemos Volver a mirar el mundo con los ojos puros y sencillos de los niños.

Aparecen, para alegría de muchos, algunos personajes de la entrañable Mary Poppins original.

Pocas veces escribo y recomiendo una película de cine. Anoche ocurrió algo inusual que me movió a hacerlo.  Al terminar, mientras encendían las luces, espontáneamente, los asistentes rompieron a aplaudir. Tuve que unirme a esos aplausos, tan bien merecidos, ante una película que vale la pena ver en familia.

¿Viste la película? ¿Qué te ha parecido?  

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Claudio de Castro
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más