Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl

El pobre es Cristo (Un testimonio que te va a impactar)

Claudio de Castro - publicado el 16/04/17

Domingo 9:30 am  Me encontraba en el Santuario Nacional del Corazón de María en Panamá. Se me acercó un pobre a pedir limosna.

—Ayúdame —me dijo la primera vez y vi sus ropas gastadas, sus manos sucias, y su mirada de dolor.

—Ayúdame —volvió a decir. Y vi su pobreza y su necesidad.

—Tengo hambre — me dijo.

Esta vez vi a Cristo. Un Cristo que sufría frente a mí. Y yo impasible, pensando si lo ayudaba, juzgando si me decía la verdad, si me quería tomar de tonto.

Recordé las palabras de san Alberto Hurtado: “El pobre es Cristo”.

“El prójimo, el pobre en especial, es Cristo en persona. Lo que hiciereis al menor de mis pequeñuelos a ‘mí’ me lo hacéis”. 

Vi a Cristo en él.

Me acerqué a aquél hombre que me pedía unas monedas y le abracé. Abracé  a Cristo que habitaba en él. Y siguiendo el ejemplo de este santo chileno, le pedí perdón por no darle lo suficiente, por no poder cambiar su vida ni mejorarla. Por ser tan egoísta.

—Gracias — me dijo—. Dios te bendiga.

Y se alejó mordisqueando el emparedo que le di y que por algún motivo guardaba ese día en el auto.

Me hizo recordar aquella dolora ocasión en que encontré un pobre saliendo de mi casa, en la acera, justo frente a mí.

— ¿Me darías algo de comer? —preguntó. Y me miró a los ojos angustiado.

—Por supuesto hermano— respondí. —Regreso a mi casa y te preparo un emparedado. Dame un minuto que no demoro en regresar.

Volví al poco tiempo con un emparedado de jamón con queso y un cartón de leche fresca.

Los tomó y con desesperación empezó a morder el emparedado.

Se detuvo súbitamente. Me miró de golpe y rompió a llorar.

— ¡Tenía hambre! —exclamó sin dejar de llorar. ¡Tenía hambre!

No supe qué hacer o decir.  No podía creer lo que estaba ocurriendo. ¿Cómo era posible?

Me quedé parado frente  a él mientras terminaba de comer.

—Dios te bendiga y te de la gracia de la santidad —me dijo antes de marchar.

Me quedé pensando en lo ocurrido. Sorprendido. Adolorido. Avergonzado.

Ese día me propuse no negar nada al que me lo pidiera. Ver a Cristo en el pobre. Tratarlo como tal. Como amor, ser misericordioso y nunca juzgar.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más