Aleteia

El día que un simple «Feliz Navidad» hizo la diferencia (Un bello testimonio)

Tamara Polajnar CC
Comparte
Navidad. Una palabra tan corta y que nos lleva a contemplar el gran misterio de la salvación. Nace el pequeño Jesús, el Amor de los amores. El gran amigo y hermano.

Me parece que una vez te comenté que mi papá era hebreo. Cada Navidad, algo en él cambiaba. Nos llevaba a escuchar villancicos y paseábamos en auto para ver nacimientos.  La mañana de Navidad era el primero en estar al pie del arbolito navideño, disfrutando, viendo nuestra felicidad infantil. Y luego a Misa. Sí, también nos acompañaba.

Estos son los días en que recordamos que todos somos hijos del mismo Dios, por tanto, hermanos.

Disfruto mucho salir con mi familia en coche de noche y hacer igual, ir a ver nacimientos, escuchar villancicos.

Mi esposa Vida hornea deliciosos dulces y el aroma del ponche se cuela en todos los rincones de la casa. La cocina es lugar de visita obligado. “¿Ya está listo?”  Y ella responde: “Paciencia. Falta poquito”.

La Navidad nos da sentido de Eternidad. Nos recuerda que tenemos un Padre amoroso en el cielo. Y que todo en esta vida es pasajero, por tanto, no merece la pena aferrarse a lo material.

En Navidad recordamos a nuestros seres amados que han partido y alguna vez compartieron con nosotros estos bellos momentos.  A mí ocurre. Pero en lugar de llenarme de tristeza por su dolorosa partida, los imagino en el Paraíso, celebrando allá la Navidad al lado de Jesús y María y el buen San José. Los ángeles que dieron la noticia a los pastores seguro estarán también. Ha de ser estupendo poder preguntarles cómo fue: “Cuéntame buen ángel. Estuviste allí, lo viste todo, háblame de la Navidad”. Imagino los cantos angelicales, la felicidad que se desborda, el amor que todo lo abraza. El Paraíso.

Extraño a mi papá, pero a la vez me siento feliz por él que puede ver a Jesús, estar allí, en el cielo, el día de la Navidad. ¡Ha de ser increíble!

En estos días me gusta mucho desear a todos una Feliz Navidad. Donde vaya lo hago. Dejo el camino lleno de buenos deseos y de paz. Voy al supermercado, la cajera preocupada por cobrar bien, le sonrío y le digo: “Feliz navidad”. Es sorprendente, algo tan sencillo basta para cambiar su semblante y el de muchos otros. De pronto sonríen y te responden: “Feliz Navidad para usted también”.

Me acerco a aquél que me ha hecho daño. Lo he perdonado y de todo corazón le digo: “Feliz Navidad para usted y su familia”. No parece comprender lo que ocurre. Nunca lo esperó.  Pero lo ayuda a reflexionar y me devuelve una sonrisa con otro: “Feliz Navidad”.

Haz la prueba.  Y luego me cuentas cómo te fue. Te vas a sorprender.  Vale la pena recordar lo que estamos celebrando, cuando en algunos países desean cambiar esta bella palabra por “Felices Fiestas” u otras similares. Vamos contra corriente. Somos Católicos.

Anda, sal hoy de tu casa y saluda con un: “Feliz Navidad”.

¡Dios te bendiga!

……………..

 

Conoces los libros de nuestro autor Claudio de Castro?

Son maravillosos, te renuevan el alma. Dales una mirada. Haz «CLIC» aquí.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.