Aleteia

Descubre la perfecta alegría con san Francisco (Un testimonio impactante)

© Reportergimmi
Comparte
Paz y Bien. En los documentos franciscanos encontramos un texto extraordinario que san Francisco le dictó a Fray León para que lo escribiera. En él reflexiona sobre verdadera alegría. Créeme, no es lo que pensamos como el camino natural a la felicidad.

La primera vez que lo leí, tiempo atrás no pude comprender la profundidad de sus palabras. Van más allá de lo que imaginamos, convirtiéndose en un camino de santidad.

Dios que seamos santos porque los santos son felices.

Es un camino estrecho y pedregoso que duele y cansa y te llena de Paz.

Sin la ayuda de Dios jamás podríamos dar el primer paso. Sin la presencia de Jesús, nuestras vidas carecerían de sentido. Él es quien nos llena de esperanza y nos muestra el camino a recorrer.

Te pido que leas con atención las palabras de san Francisco de Asís. ¿Serías capaz de actuar como él? O, ¿estarías reclamando por el mal trato que te dan? Creo yo que me uniría a los reclamadores.

Me falta tanto la humildad. He de pedir a Dios esa gracia para poder acercarme a la anhelada santidad y aceptar de buena gana lo que Dios permita en mi vida.

Leamos a Francisco:

Pero, ¿cuál es la verdadera alegría?

Vuelvo de Perusa y en una noche profunda llegó acá, y es el tiempo de un invierno de lodos y tan frío, que se forman canelones del agua fría congelada en las extremidades de la túnica, y hieren continuamente las piernas, y mana sangre de tales heridas.

Y todo envuelto en lodo y frío y hielo, llego a la puerta, y, después de haber golpeado y llamado por largo tiempo, viene el hermano y pregunta:
— ¿Quién es?

Yo respondo:
—El hermano Francisco.

Y él dice:
—Vete; no es hora decente de andar de camino; no entrarás.

E insistiendo yo de nuevo, me responde:
—Vete, tú eres un simple y un ignorante; ya no vienes con nosotros; nosotros somos tantos y tales, que no te necesitamos.

Y yo de nuevo estoy de pie en la puerta y digo:
—Por amor de Dios recogedme esta noche.

Y él responde:
—No lo haré. Vete al lugar de los Crucíferos y pide allí.

Te digo que si hubiere tenido paciencia y no me hubiere alterado, que en esto está la verdadera alegría y la verdadera virtud y la salvación del alma.

 

…………..

¿Conoces los libros de nuestro autor Claudio de Castro? En este enlace los podrás ver: HAZ «CLIC» AQUÍ.

Te los recomendamos. Son un BÁLSAMO PARA EL ALMA.

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=eCigQSPiyAY

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.