Aleteia

¿Cuántas veces debo volver a empezar mi vida? (Un Testimonio maravilloso)

Comparte
¿Cuántas veces debo volver a empezar? Hoy me hice esta pregunta. He conocido tantas personas que, de un momento a otro lo pierden todo y deben sacar fuerzas de donde no hay para seguir adelante y reemprender sus vidas.

Yo he reiniciado mi vida en varias ocasiones. Estoy lleno de inquietudes. Trato de comprender. Pero somos tan imitados los humanos.  Cómo comprender a Dios o sus designios si somos criaturas temporales.

Cada cierto tiempo al final del camino encuentro no una respuesta a mis preguntas sino una encrucijada. Y no sé cuál camino tomar.

Sé que es una oportunidad para rehacer mi vida y volver a empezar. Y en verdad lo necesito. Necesito empezar de nuevo. Olvidar parte de mi pasado. Dejar atrás el sufrimiento. Tomar la mano de Dios que me invita a seguirlo. Es en este punto que la pregunta vuelve a surgir en mi interior: ¿Cuántas veces debo volver a empezar?

Hace poco recibí un email de una lectora. Pasaba por lo que se llama el “síndrome del nido vacío», una etapa difícil, una sensación de soledad que a algunos los golpea fuerte y ocurre cuando los hijos crecen y se van de casa para hacer sus vidas.

Muchos se ocuparon tanto en los hijos que descuidaron sus vidas, a las amistades, el esposo, y ahora que los hijos no están, no saben cómo enfrentarlo, no conocían otra forma de administrar su tiempo. Nadie les dijo que al final vuelves al principio, la pareja humana.

Descuidaron sus vidas y ahora no tienen a quién acudir por una compañía, una voz de aliento, un rato de alegría al compartir sanos momentos. Ahora viven solos. Deben rehacer sus vidas y volver a empezar. Pero no tienen los ánimos ni las fuerzas de antes y no saben cómo. La edad siempre pesa y es una desventaja.

«Los hijos se han marchado de casa y donde había ruidos, escándalo, música a todo volumen, pasos constantes, las discusiones por la comida, la nevera siempre vacía… De pronto solo queda el silencio en la casa. Un silencio estremecedor que pesa demasiado y no sé cómo soportar».

Una vez le pregunté a un amigo con experiencia pues todos sus hijos se habían casado, “¿qué ocurre cuando los hijos se van?” Y me respondió: “Nada. Vienen los nietos y la vida es mucho más divertida”.

He pensado mucho en ello y me parece que cada encrucijada es un momento que podemos aprovechar para buscar a Dios, conocerlo y llenarnos con su Amor. Él siempre nos acompaña y vela por nosotros.  Hay tanto por hacer, países por descubrir, personas por ayudar.

Un alma llena de Dios, enamorada, no puede menos que amar. El amor es una tabla de salvación, te obliga a servir a los demás, a preocuparte por ellos. Te olvidas de ti para pensar en los demás. Esa es la clave de todo. La misericordia y el servicio al prójimo.

Te das cuenta que tenías descuidados a tantos que necesitaban de ti.  Y es hora de remediarlo.

El amor es la mejor medicina. Suele curar la soledad, las tristezas y nos da fuerzas para enfrentar la adversidad. Te muestra propósitos que tienes por delante.

Es un buen momento para volver a empezar.

Te espera un mundo extraordinario, lleno de cosas bellas. La vida es maravillosa. Vale la pena a pesar de todo.

Pide al Espíritu Santo esa gracia, «llenarte de Dios» y no temas. Nunca estamos solos. Dios siempre nos acompaña.

¡Ánimo!

…….

 

Queremos recomendarte el nuevo libro de nuestro autor católico Claudio de Castro. Se titula: “CÓMO ESCUCHAR LA VOZ DE DIOS”.

 

Es un libro lleno de testimonios y bellas reflexiones. ¿Te gustaría obtenerlo?  Es muy sencillo.

Si vives en algún país de Latinoamérica, haz “CLIC” aquí.

Si vives en los Estados Unidos, haz “CLIC” aquí.

Si vives en México, haz “CLIC” aquí.

Si vives en España, haz “CLIC” aquí.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.