Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo

Cuando DIOS te baja de esa nube

© public domain

Claudio de Castro - publicado el 03/03/16

Hace muchos años, no me parecía al Claudio actual.

Era presuntuoso, impaciente, y deseaba a toda costa resaltar entre otros. Mostrar que podía más. Pero Dios… vaya que sabe cómo hacernos aterrizar cuando queremos volar con el orgullo.

En cierta ocasión me invitaron a un curso de literatura en la Universidad de Costa Rica para dictar una charla corta. Hablaría de la nueva narrativa panameña, de mis cuentos y publicaciones. Era una oportunidad de oro que no podía perder así que invité a un tío muy querido para lucirme, mi tío Samuel, hermano de mi papá. Gustoso aceptó y quedamos en que pasaría a recogerlo a su casa.

Hace unos días estaba de vuelta en Costa Rica, con mi esposa Vida y mi hijo Luis Felipe, visitando a la familia. Mi cuñada Susana nos llevó a dar una vuelta en auto. Pasamos frente a la Universidad y me acordé de aquél incidente simpático. “Cuando regrese a Panamá lo escribiré”, me prometí. Y aquí estoy, riéndome solo, al recordar.

Pasé a buscar a mi tío Samuel y llegamos a la Universidad. Nos esperaba un grupo de estudiantes no muy ansiosos de escuchar lo que tenía que decir, junto a su profesora. Senté a mi tío en una banca de la primera fila para que no se perdiera un detalle.

Me presentaron como escritor panameño, tomé una tiza blanca y empecé a escribir en el tablero, con letras grandes:

“NUEVA NARRATIVA PANAMEÑA”.

Hablé en voz alta, con mucha propiedad. Hacía algunas pausas para mirar a mi tío quien cada vez me sonreía y asentía con la cabeza, como diciendo:
“Excelente…  Vas bien Claudio”.

Y así fue transcurriendo la charla. Me sentía feliz.

Al terminar todos aplaudieron.

Bajé emocionado para hablar con mi tío Samuel. Me dio un fuerte abrazo.

“¿Qué te pareció?”, le pregunté cuando nos íbamos. “¿Te gustó?”

“¿Cóooomo?”,  preguntó casi gritando, colocando una mano sobre su oreja derecha.

No entendía por qué me hablaba así y le respondí:

“Que si te gustó la charla tío Samy”.

Me miró preocupado y añadió:

“Perdona Claudio. No escuché nada. Es que dejé mis audífonos en casa”.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más