Aleteia

¿Conoces la Oración de san Bernardo para pedir los favores de la Virgen?

Comparte
He atravesado muchas tormentas en mi vida. A veces sientes que no puedes seguir, que no saldrás adelante. Ese es el momento crucial, cuando empiezas a perder las esperanzas, es cuando comprendes que por tus fuerzas e inteligencia nunca podrás lograrlo. En esos momentos acude a nuestra madre celestial, la Bienaventurada Virgen María.

Por sobre todas las cosas es una madre, ella comprende tu dolor, porque conoció el sufrimiento, la carencia de bienes, el dolor. A diferencia de muchos confió plenamente en Dios, nunca desesperó, sabía que todo por más malo que parezca, Dios lo permite por algún motivo.

Me ha ocurrido infinidad de veces. Paso una dificultad y quedo a mitad del camino sin saber qué hacer. Acudo a la Virgen con humildad. Le recuerdo: “Eres mi madre”. Y ella viene en mi auxilio.

Estas cosas que te cuento no las he leído, las vivo por ello me animo a compartirlas contigo.

Sé de tantas personas que pasan momentos muy difíciles, que viven con grandes tentaciones acechandolos y están a punto de caer en el pecado.

Recibo emails sorprendentes que me dejan reflexionando. Veo el dolor, la necesidad de vivir serenos, tranquilos, con paz interior, sin miedo, sabiendo que Dios camina con nosotros, que no estamos solos en este mundo.

En esos momentos me ayuda mucho la oración. Para mí orar es ponerse en la dulce presencia de Dios, que es nuestro Padre. También acudo mucho a la Virgen María y le pido que interceda por mí ante su Hijo Jesús. Sé que Él siempre la escucha. Hay una oración en particular escrita por san Bernardo. Me ilusiona compartirla contigo, porque la rezo con frecuencia con grandes resultados.

Acordaos, oh piadosa
Virgen María, que jamás se ha
oído decir que ninguno de los
que han acudido a Ti,
implorado tu asistencia
y reclamado tu socorro,
haya sido abandonado de Ti.
Animado con esta confianza,
a Ti también acudo,
OH Virgen Madre de las vírgenes,
y aunque gimiendo
bajo el peso de mis pecados,
me atrevo a comparecer
ante tu presencia soberana.
No desechéis, oh Madre de Dios,
mis humildes súplicas;

antes bien, escuchadlas y
atendedlas favorablemente.

Así sea

 

……………………….

¿Conoces los maravillosos libros de nuestro autor Claudio de Castro? Son una voz de aliento, renuevan el alma.

Nos gustaría recomendarte la lectura de este libro Mariano:

«CON EL AUXILIO DE LA VIRGEN MARÍA»

Es muy fácil de adquirir.

Si vives en algún país de Centroamérica HAZ “CLIC” AQUÍ.

Si vives en los Estados Unidos HAZ “CLIC” AQUÍ.

SI VIVES EN MÉXICO HAZ “CLIC” AQUÍ

Si vives en España HAZ “CLIC” AQUÍ

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.