Aleteia

Cómo cambiar el mundo con algo tan pequeño que casi ni se nota.

Comparte
El mundo está lleno de personas inquietas. Suelo ser uno de ellos.  Nos indignamos por los malos gobernantes, por las injusticias a nuestro alrededor, por los problemas cotidianos.

Un lector me escribió hace poco preguntando cómo podía cambiar el mundo si no tenía una posición privilegiada y nadie lo escucharía.

“¿De qué valen mis ideas o mis palabras si nadie las va a escuchar? Jamás seré un factor de cambio”

Para poder responder he buscado las biografías de personas que aportaron cosas buenas y cambiaron el mundo. Me pregunté: “¿Cómo lo hicieron?” 

Luego me concentré en las biografías de aquellos que hablaron poco e hicieron mucho con sus obras y su ejemplo. Quería aprender de ellos. Fue increíble… No gritaron ni le aseguraron al mundo: “Aquí estoy, vengo a cambiarte”. Tal vez ni siquiera pensaron que sus vidas podrían ser motivos de cambios. Eran demasiado humildes para ello. Fueron los santos de nuestra iglesia. Sin bienes materiales, sin desear destacar ni ser reconocidos.

Hoy el mundo los ha honrado para que podamos tomar sus vidas como ejemplo del camino a seguir.

¿Qué hicieron? Parece tan sencillo pero no siempre lo es: “Amaron. Vivieron el Evangelio”.

Hay una oración que los describe perfectamente, me encanta. Es la “Oración para irradiar a Cristo”.  ¿La conoces?  Te he escrito sobre ella. Es maravillosa.

Te copiaré un fragmento:

“Amado Señor,
ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya.
Inunda mi alma de espíritu y vida.
Penetra y posee todo mi ser hasta tal punto
que toda mi vida sea una emanación de la tuya.

Brilla a través de mí, y mora en mí de tal manera
que todas las almas que entren en contacto conmigo
puedan sentir tu presencia en mi alma.

Haz que me miren y ya no me vean a mí sino
solamente a ti, oh Señor…”

La respuesta surgió entonces. Dios es amor, somos sus hijos, nos toca llenar el mundo de amor… «Irradiar a Cristo».

«Pero somos tan pequeños… « podrías decirme.

Te respondería: «Entonces llenemos el mundo con pequeños actos de amor».

Haz lo que debes, lo que está a tu alcance.  Un abrazo a tu esposa o esposo. Una palabra, un gesto de cariño y aliento. Socorre en lo que puedas al pobre que te pide limosna, no le niegues nada por amor a Cristo. Y sobre todo (sé que sabes que estas palabras son para ti)…

“PERDONA”.

Es hora de perdonar y amar, para que retorne la paz a tu interior.

Ahora lo sabes. Cuando salgas de tu casa hazlo sabiendo que será un día estupendo, maravilloso, que llenarás con pequeños gestos de amor.

Esto tan pequeño, que casi no se nota, bastará para cambiar el mundo a tu alrededor.

El buen Dios te bendiga y te guarde.

…………………..

¿Conoces alguna persona que tenga dificultades para leer o le sea imposible hacerlo? Nuestro autor te presenta estos Audio Blogs para que puedan escuchar el artículo y una hermosa reflexión, de su viva voz y compartir con él la gran aventura de su vida.

  1. CÓMO CAMBIAR EL MUNDO

 

Puedes compartir estos audios en cualquier programa radial citando la fuente.

 

2. UN PEQUEÑO GESTO DE AMOR QUE CAMBIÓ UNA VIDA

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.