Aleteia

Al cumplir los 60 celebro del don de la vida agradecido con Dios (Testimonio)

Comparte
El  próximo 3 de julio cumpliré 60 años, quién podría imaginarlo,  y celebro el don de la vida, agradecido con Dios. 

Me brota muy hondo del alma este bello salmo (107):

«¡Den gracias al Señor porque él es bueno, porque es eterna su misericordia!»

Dios ha sido misericordioso conmigo y sé que contigo también.

Por algún motivo hoy me llené de remembranzas y recordé el pasado, cuando era un niño inocente, los años del colegio Paulino de san José y las monjas franciscanas que nos hablaron del cielo. En esos días el pecado no formaba parte de mi vida. Todo era bueno y puro. Sabía que Jesús me esperaba en el sagrario, no necesitaba más para estar contento.

 

Escucha aquí: «El sagrario de mi infancia»

 

Con el pasar del tiempo creció en mí la inquietud de escribir. Quería lograr una obra que trascendiera. Esa era la meta. Y empecé a transitar este camino, publicando relatos cortos, libros de cuentos… En esos días me topé con Vida, quien ahora es mi bella esposa. La vi y supe inmediatamente que ella era la que estaba esperando. Nos casamos felices y formamos juntos una familia.

Siempre me sonrío cuando alguien me dice: “Seguro por los libros que escribe, usted no ha pasado paramos en la vida”. Si supiera. He conocido la adversidad, la persecución, el dolor y a la vez, el  amor de una esposa y de mis hijos y nieta. El apoyo constante de mi familia, mi mamá y mis hermanos. Los cuidados maternales  de la Virgen María y por supuesto una gran amistad que surgió en la infancia, mi amigo Jesús.

 Debemos amar en cada momento, sobre todo a los que nos han causado un daño.  Perdonar y amar. He aprendido que las injusticias se vencen con el amor.

Dedico mis días a mi familia, a dar paseos con mi esposa y escribir. Disfruto mucho cuando salimos por un buen café y panecillos con mermelada.  Descubrí que la felicidad está en las cosas sencillas de la vida.

¿Por  qué empecé a publicar artículos y libros  sobre mis experiencias con Jesús?

Es tan simple que parece irreal.  Yo que soy una persona testaruda,  voy una mañana al sagrario, me arrodillo y converso con Jesús. No sé cómo se me ocurrió semejante locura, pero le pregunté: “¿Qué quieres de mí, Señor?”  

De pronto escucho en mi interior esta voz dulce y clara que me pide:

“Escribe, deben saber que los amo”. 

Si me conoces, puedes imaginar que me quedé de una pieza.  Me inquieté mucho y volví a preguntar: “¿Qué quieres de mí?” y por respuesta otra vez: “Escribe, deben saber que los amo”.

Me retiré muy sorprendido sin saber qué pensar. Pero al final me dije:

Por Jesús, lo que sea”.

Por supuesto, hice un trato con Jesús antes de empezar. “Yo escribo, Tú toca los corazones y haz el resto”. Y vaya que lo hecho fenomenal.

Los libros se encuentran traducidos a varios idiomas. Están disponibles en el portal de Amazon y en librerías alrededor del mundo. ¡Es genial!

Sé que soy un simple pecador, por eso cuando alguien me escribe o me cuenta lo bien que le fue al leer uno de mis libros, tengo el cuidado de enviarlo enseguida al sagrario para que agradezca a Jesús.

«Fue Él», le digo, «todo se lo debes a Jesús».

Hoy celebramos la esperanza, el amor de Dios, la amistad de Jesús, y  lo maravillosa que es la vida en familia.

«Gracias Señor por la vida, mi familia y por enseñarme a amarte».

…………………………….

 

Te dejo un video lleno de alegría y entusiasmo.

¡Dios te bendiga!

 

…………………….

 

¿Conoces los libros de Claudio?

Te invitamos a verlos en estos enlaces:

https://www.wattpad.com/user/Autorclaudiodecastro

https://www.amazon.com/Claudio-de-Castro/e/B00ZGKIHJ0/ref=sr_ntt_srch_lnk_1?qid=1496578739&sr=8-1

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.