Aleteia

Acude a san José, en medio de la tribulación. Él sabrá escucharte. (Un testimonio de fe)

© DR
Comparte
Hoy he pensado en el buen san José, el carpintero  de Nazaret, un hombre sencillo, humilde, a quien tanto debe la humanidad.

El relato del Evangelio lo describe como:

“Un hombre justo”.

Santa Teresa lo llamaba: “Mi padre y Señor san José”.

Un santo de pocas palabras, sencillo, de silencios, trabajo, y obediencia a Dios.

Cada vez que tengo situaciones difíciles, acudo a san José.

Esto lo aprendí de santa Teresa quien de él escribió:

«No me acuerdo hasta ahora haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer. Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este bienaventurado Santo, de los peligros que me ha librado, así de cuerpo como de alma…”

He acudido a san José ya que soy de padre de familia y sé que comprenderá mis necesidades. Me atrevo a llamarlo como santa Teresa, a pesar que no lo merezco:

“Mi padre y Señor san José”.

Hoy he recordado a san José y le pedido que me alcance de su hijo la virtud de la humildad, la gracia de perdonar con facilidad, y me ayude a ser un buen esposo y padre de familia, como él lo fue. Obediente, recto en las cosas de Dios.

 

 

Acude a san José en tus necesidades. No tengas reparo en acercarte a él.

Sabrá escucharte y pedirle a  su hijo Jesús por ti.

¿Crees que Jesús no escuchará a su padre terrenal cuando le pida que te de la gracia que requieres?

Nunca olvides la comunión de santos, “la unión espiritual de todos los cristianos, vivos y muertos”.

Encontré esta hermosa oración a san José que se le atribuye a santa Teresa de Jesús y la comparto contigo.

“Glorioso Patriarca San José, cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles, venid en mi auxilio en estos momentos de angustia y dificultad. Tomad bajo vuestra protección las situaciones tan serias y difíciles que os encomiendo, a fin de que tengan una feliz solución. Mi bien amado Padre, toda mi confianza está puesta en Vos. Que no se diga que Os he invocado en vano y puesto que Vos podéis todo ante Jesús y María, mostradme que vuestra bondad es tan grande como vuestro poder. Amén.”

Glorioso Patriarca San José, ruega por nosotros y por la Iglesia de tu Hijo.

 

…………..

¿Conoces los libros que ha publicado nuestro autor Claudio de Castro?
Son un oasis para el alma afligida.

Te los recomendamos.

Haciendo «CLIC» EN ESTE ENLACE LOS PODRÁS CO

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.