Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney

Acompañame un rato, hagamos un alto (un bellísimo momento juntos)

COUPLE, COFFEE, SOFA

StockLite | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 18/07/20

Te da una sensación extraña asomarte por la ventana de tu casa y ver las calles completamente vacías. Estamos en cuarentena total este fin de semana en Panamá. Escuchas con claridad a los pajarillos, cosa que antes no era posible por el ruido de los autos. La naturaleza se viste en todo su esplendor y hace gala frente a ti.

Hoy he querido hacer un alto para reflexionar contigo en lo que estamos viviendo en el mundo entero.

Lees en las redes sociales. los mensajes de personas que han perdido a sus padres, sus madres, algún familiar o alguien muy cercano con esta pandemia. Los números, las cifras empiezan a tener rostro humano, y te das cuenta que no son números, son personas.

Dicen que no es primera vez que el mundo vive estas epidemias. Y de hecho si buscas en Internet o los libros de historia, lo comprobarás. Pero nunca es igual estudiar acontecimiento del pasado, que vivirlos en carne propia, ser parte de esa historia.

Amigos que son médicos escriben los grupos de WhatsApp sugiriendo que además de seguir las indicaciones que nos dan las autoridades, debemos concentrarnos en subir las defensas del cuerpo.

Recomiendan: ejercicio matutino, una alimentación bien balanceada, descansar, tomar un poquito de sol en las mañanas, ingerir alimentos ricos en hierro y vitamina B12, E, D, C,  y Zinc; tener buen ánimo, leer libros interesantes, tener actividades que nos entretengan, mantener la mente ocupada y ante todo evitar el estrés que nos baja las defensas.

Yo pensaba honestamente que con esta cuarentena iba a tener menos oficios en casa y ha sido lo contrario. ¿Te pasa igual?

Trato de usar la Regla de San Benito en mi beneficio, pues establece diferentes horarios para cada actividad y divide el día en bloques. Un rato para la oración al despertar, otro para desayunar, otro para realizar trabajos físicos, otro para la lectura y otro para la reflexión. Y así hasta culminar el día, con las miradas y el corazón en el cielo.

En la tarde como las 4:00 pm mi esposa Vida me llama para compartir el café que me encanta y que juntos disfrutamos. Ponemos en la mesa panecillos calientes, mantequilla y mermelada. En ocasiones nos unimos a la familia en un «café virtual». Pero antes escuchamos la Santa Misa por Internet.

También nos gusta mucho rezar el Santo Rosario pidiendo por ustedes, las familias, nuestros sacerdotes, los moribundos, los que han partido por la enfermedad y por el mundo, para que Dios se apiade y 18nos libre ya de esta pandemia.

Hay una palabra que estaba repitiendo últimamente como una breve jaculatoria: “Kyrie Eleison”. Se traduce como: “Señor ten piedad”.  

Y sigo: “Señor apiádate de nosotros”. Continúo rezando, pidiendo a Dios Misericordia:

“Hemos pecado Señor”. “Perdóname”.

En un día como hoy pienso mucho en Fátima. En uno de los secretos revelados se leen estas palabras fuertes, que estremecen:

«…hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!…”

Debemos reconocer que nada somos sin Dios, que nada podemos sin Dios y que con Dios en medio, nada hay imposible para nosotros.

Ánimo querido lector. «Sólo Dios basta».

Todo pasa esto también pasará.

Dios, te bendiga.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más