Aleteia

Abrazo a mi esposa. Así empieza mi día

©Marko Vombergar
Comparte
6:00 a.m.   Despierto. Antes de abrir los ojos le digo a Dios: “Señor. Te ofrezco este día. Conviértelo en oración”.

Me levanto y bajo a la cocina donde se encuentra mi esposa Vida preparando un delicioso desayuno para la familia. Aún somnoliento me acerco a ella y le doy un abrazo. Así empieza mi día.

7:00 a.m.  Muchos están en los diferentes tranques vehiculares que se forman a esta hora.  Van a sus trabajos.  Yo sólo tengo que dar unos pasos y ya me encuentro trabajando. “Soy escritor”.  Es fantástico. Siempre quise decir esto.

Un amigo, sacerdote de san Pablo,  me ha hecho recordar las luchas que tuve que emprender.  Empezaba a luchar por un sueño.

Durante 7 años, cada semana envié mi libro por correo a diferentes editoriales. Los sábados íbamos a la estafeta postal en familia y  siempre encontraba de 6 a 10 sobres. Los abríamos uno por uno. La emoción del momento era indescriptible. Todos contenían la misma respuesta. Empezaban igual:

“Lamentablemente…».

Incluso una editorial llegó a escribir: «Por favor señor de Castro, no nos mande más su libro. No sabemos cómo hacerlo entender. ¡NO LO QUEREMOS!» 

Me quedaba pensando y me decía: “¿Voy a rendirme tan fácilmente?”  

Metía el manuscrito en un sobre nuevo, les escribía una nota: «Parece igual, pero no es igual», y lo enviaba de vuelta.

Siempre llegaba a esta resolución: “Debo perseverar. No voy a rendirme hasta que alguien publique mi libro”. 

Y así continué semana tras semana, año tras año. Recibiendo aquél invariable: “No”. «No». «No». «No».

Guardo la carta curiosa de una editorial: “Hicimos un estudio de mercado. Por el título, no creemos que se vaya a vender en nuestro país”.

Se titulaba: «BUSCANDO A DIOS».

Un buen día ocurrió.  Recibí un sobre de la Editorial san Pablo de Colombia. Aceptaban mi libro. Apenas lo creía. Salté de alegría. Llamé a mi esposa. “¡Por fin! ¡Por fin! ¡Lo conseguimos!”  Fue un mañana de mayo, el mes de la Virgen.

El resto es historia. Empezaron a publicar mis libros en Argentina, Chile, España… Hasta que fundé mi propia Editorial Católica, Ediciones Anab.

Actualmente tengo más de 100 libros publicados, algunos en 4 idiomas, presentes en 15 países.

Me he propuesto sacar este año los primeros en ruso y mandarín.

La vida está llena de contradicciones y dificultades, pero también de alegrías, luchas y triunfos.

Es muy corta para lamentarse por las cosas malas.

Hay que luchar, perseverar, dar lo mejor de uno y conquistar tus sueños.

¡NUNCA TE RINDAS!

Qué bueno es Dios que nos da estas alegrías.

 

……………………………..

 

En este enlace podrás conocer un libro de motivación de nuestro autor Claudio de Castro.

PAQUETE – 3 LIBROS DE MOTIVACIÓN

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.