Aleteia

6 enseñanzas de los santos que puedes aprovechar todos los días.

Comparte
¿Qué hacer en la vida para poder ir al cielo? ¿Lo has pensado alguna vez?

La Biblia es la mejor guía del camino a recorrer. La abrí al azar y mira lo que hallé:

“Procuren estar en paz con todos y progresen en la santidad, pues sin ella nadie verá al Señor”. (Hebreos 12, 14)

Estar en paz con todos… cuesta tanto. Y, ¿progresar en santidad?

A veces nos hacen daño y en ocasiones somos nosotros quienes, sin querer, afectamos a los demás.

Me gusta mucho leer las vidas de los santos. Aprendo de ellos tanto. Fueron tan reales y humanos. Es impresionante. Sus grandes batallas fueron contra sí mismos y contra las asechanzas del demonio.

Todos tienen algunas cosas en común que los ayudaron a vencer y progresar en santidad. Son enseñanzas que a diario procuro aprovechar.

  1. Valoraban mucho se estado de gracia, porque les permitía vivir en la presencia de Dios.
  2. Querían agradar a Dios en todo, en lo cotidiano, en sus oraciones…
  3. Fueron humildes.
  4. Despreciaron los bienes materiales y buscaron los espirituales.
  5. Confiaron en Dios, a pesar de las graves pruebas que pasaron.
  6. Amaron a todos, incluso a sus peores enemigos.

¿El mejor consejo? Lo encontrarás en la santa Biblia.

Para mí, es éste: «Custodiar nuestro estado de gracia».

 “Cuídense, no sea que alguno de ustedes pierda la gracia de Dios y alguna raíz amarga produzca brotes, perjudicando a muchos”. (Hebreos 12, 15)

Yo quisiera estar siempre en la gracia de Dios, me hago el propósito y nada más cruzar la puerta de mi casa, empiezan las pruebas y las dificultades.

Me ocurre con mucha frecuencia esto que san Pablo describe tan bien:

“Realmente, mi proceder no lo comprendo; pues no hago lo que quiero, sino que hago lo que aborrezco”. (Rm 7, 15)

A veces, trato con mis fuerzas de solucionar algo y  todo sale muy mal.

Entonces me digo: “Dale a Dios la oportunidad de actuar”.

Me desespero porque el mundo me cae encima y quiero detenerlo con mis manos. Pienso que si no lo hago en ese momento, todo será inútil. Entonces, con más convicción, vuelvo a pensar: “Deja a Dios actuar en tu vida”.

Y cuando aquello parece perdido, en el momento que estoy por caer, la mano de Dios detiene mi caída y escucho su voz paternal: “Aquí estoy Claudio”.

A partir de ese momento, no hay temor, ni desconfianza. Sé que todo saldrá bien.

 

……….

Durante el mes de octubre podrás adquirir una gran cantidad de libros digitales de nuestro autor,  en la Feria de Amazon a menos de un dólar. Basta que escribas Claudio de Castro en el buscador de Amazon de tu país, para que puedas encontrar sus libros.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.