Aleteia

Vamos, acude a María, Nuestra Madre del cielo. Ella velará por ti en este momento (Un bello testimonio)

Comparte
Sí… tienes una Madre en el cielo, María, “la Madre de la Misericordia, la Reina de la Paz”.

«No temas. ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre?» (La Virgen a Juan Diego)

He vivido muchos momentos difíciles y pasado grandes tormentas. En medio de la desesperación me acuerdo de mi madre del cielo, le pido sus favores, que me los consiga de su hijo Jesús. Me siento y rezo el Rosario devotamente.  A mitad de la oración empiezo a notar un cambio sorprendente, me va inundando la paz.

“Ante todo debes saber que María es tu madre”.

Quiero mostrarte lo bueno que es vivir, sabiendo que una Madre en el cielo cuida de nosotros y vela por nuestras necesidades, la Inmaculada, la Santísima Virgen María.

“Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo.” Luego dice al discípulo: “Ahí tienes a tu madre.” Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.” (Juan 19, 26, 27)

Conozco muchas personas que viviendo la desesperación han recuperado la esperanza en un momento de gracia que la Virgen María les consigue de su hijo Jesús. A menudo me ocurre a mí.

Me pasó ayer. Hay problemas tan complicados que no puedes solucionarlos ni por tus fuerzas, tus habilidades o tu inteligencia. Comprendes que uno solo, jamás podrá. Es en esos momentos cuando acudo a la Madre. Mi bella Madre celestial. Y rezo el santo Rosario.

Al terminar de rezar el rosario, me quedé pensando en la primera aparición de la Virgen a los pastorcillos de Fátima cuando Lucía dos Santos le pregunta:

― ¿De dónde sois, Señora?

Y la Virgen responde: “Soy del cielo”.

Esa bella respuesta me ha dejado un buen rato reflexionando. “¿Cómo será el cielo? Cero problemas. Una felicidad infinita. Una paz sobrenatural imposible de definir.

Pensé: «¿Me esfuerzo lo suficiente para poder llegar?” Y me di cuenta que no es así.

También comprendí que todos los problemas que uno pueda atravesar no son nada comparados con una hermosa eternidad en el cielo, al lado de Dios, Jesús, María, san José, los santos de nuestra iglesia y todas las personas de buena voluntad.

Acude a María confiado, no te preocupes por lo que otros te digan, que esto y aquello. Estás acudiendo a tu madre del cielo y la Madre de Jesús.

Te aseguro que Jesús no le negará NADA a su madre, si es para tu bien espiritual.

¡Vamos, acude a María!

………..

Lee otra MARAVILLOSA reflexión que escribimos para ti, Te dará esperanza. Haz «CLIC» aquí».

…………

Te dejamos con esta hermosa reflexión sobre nuestra Madre del cielo, del padre Teófilo Rodríguez.

 

 

¿Te cuesta rezar?

Haz «CLIC» aquí para que leas una maravillosa REFLEXIÓN

……………………………….

Decía don Bosco que nada hace tanto bien al alma como la lectura de un buen libro.  Te invitamos a conocer los maravillosos libros de nuestro autor Claudio de Castro . Son Vitaminas para el alma.

Hoy te recomendamos «EL SAGRARIO» un maravilloso libro que ha tocado muchas vidas.

¿CÓMO ADQUIRIR el libro el Sagrario?

Si vives en:

En Estados Unidos y LatinoAmérica   HAZ «CLIC» AQUÍ.

En México HAZ «CLIC» AQUÍ.

ESPAÑA HAZ «CLIC» AQUÍ

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.