Aleteia

15 CONSEJOS, para conquistar tus sueños

© Richard foster
Comparte
“Te regalo un sueño”.
“’¿Un sueño?”
“Algo que desees mucho”.
“¿Lo que yo quiera?”
“Lo que tú quieras”.

«¿Qué responderás?  ¿Ya lo pensaste?»

“Sí, lo pensé”.
“Ya tienes tu sueño, he cumplido contigo”.
“¿Y ahora qué hago?”

“Te toca hacerlo realidad”.

A lo largo de mi vida he aprendido algunas realidades sencillas que me han ayudado en momentos de dificultad. Siempre he buscado un buen consejo cuando lo necesito, cuando voy tras un sueño.

Te comparto 15 de estos CONSEJOS:

  1. La vida es extremadamente corta. Se va en suspiro. No la desperdicies. Haz todo el bien que puedas a todo el que puedas.
  2. Si no vives por estar amarrado al pasado, el futuro va a ser inclemente contigo. El pasado atrás quedó. Todos cometemos errores. Debes vivir el presente.
  3. Sólo tú puedes hacer realidad tus sueños. No importa lo que te digan… se pueden conquistar.
  4. Nunca aceptes un NO SE PUEDE por respuesta. Siempre se puede, siempre habrá un nuevo camino, una nueva oportunidad.
  5. Los únicos que estarán a tu lado cuando te encuentres en dificultades son Dios, tu familia y los verdaderos amigos. En mi país existe un viejo refrán: “Ay del caído”. Significa que todos se alejan de ti cuando caes en desgracia. Los amigos de verdad se prueban en esos momentos difíciles. Los que queden a tu alrededor, esos son.
  6. La mejor medicina cuando te hacen daño es perdonar. Si perdonas tú ganas y ellos pierden.
  7. Nada ocurre al azar. Planifica tu vida y tu futuro.
  8. Ten fe. Mantiene tu esperanza y te ayuda a caminar.
  9. He llegado a la conclusión que Orar es estar en la presencia de Dios. Acostúmbrate a rezar, hablar con Dios, y vivir en su presencia.
  10. Suelo decir: “Si pierdo la gracia lo pierdo todo”. Custodia tu estado de gracia como un tesoro que se te ha confiado.
  11. Sueña cosas grandes, nunca dejes de soñar y perseguir tus metas.
  12. Tú puedes. Lo sé, estoy seguro.
  13. Sé creativo.
  14. NUNCA TE RINDAS. Cada vez que llegan las dificultades me repito una y otra vez: “NO ME VOY A RENDIR”. Y sigo adelante.
  15. Cuida a tu familia, pasa más tiempo con ella, no la descuides por buscar tus metas, un éxito solitario, no vale la pena.

 Siempre quise ser un escritor, compartir mis ideas.  He publicado libros, pero nada me ha dado más satisfacción que compartir estos logros en familia.

Hace dos años gané un importante premio literario en Panamá. Me entregaron un diploma y una medalla de oro en el Teatro Nacional junto a otros galardonados.  Cuando fue mi turno de subir al escenario para recibirlos le dije en voz baja a la Directora del Instituto Nacional de Cultura:
“Quisiera que me permita cumplir una promesa”.
“¿Y cuál es esa promesa?” preguntó intrigada.
“Sentado en las gradas se encuentra mi hijo Luis Felipe de 9 años. Le prometí que si algún día recibía este premio Él estaría conmigo”.
“Me parece estupendo”, respondió. Y lo hicieron subir junto a mi esposa Vida.
Fue un momento inolvidable.

 

………………

 

Si te gustó, te invitamos a leer una reflexión similar:

«SE DETUVO EL TIEMPO Y ALLÍ ESTABA DIOS»

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.