Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge

Qué poco nos gusta decidir y optar…

Santi Casanova - publicado el 30/01/18

A veces nos gustaría que otros decidieran por nosotros. Dios, mis padres, mi jefe, mi mujer… Muchas de las quejas que albergamos sobre el mundo en el que vivimos y sobre la vida que llevamos, las solucionaríamos de un plumazo… haciendo que alguien decidiera algo. Cómo nos cuesta. Maridos que engañan a sus mujeres y pretenden que sean ellas las que decidan si siguen juntos o se divorcian. Hijos que pretenden que sean sus padres los que decidan sobre las consecuencias de sus actos. Creyentes y no creyentes que buscan en Dios al gran ejecutor que decida de una vez qué hacer con el mundo. Trabajadores que quieren que su jefe salve la empresa. Curas que esperan a que el obispo hable. Docentes que no se mueven mientras el director de su centro no diga algo. Políticos que vivirían en un perpetuo referéndum con tal de no ser ellos los que se la jueguen decidiendo… Y podríamos seguir.

¿Pero somos mayores o qué nos pasa? ¿O seguimos siendo niños de teta? ¿Qué nos pasa? ¿Es que pensamos de verdad que uno puede vivir sin tomar ninguna decisión seria en su vida? Algunos parecen conseguirlo a costa, por supuesto, de su felicidad. Porque incluso la felicidad es una decisión.

Toda decisión implica opción. Como diría Chesterton, no se puede repartir la tarta y, a la vez, quedarnos con toda ella. No se puede repartir el corazón y quedarnos con él. No se puede ejercer la libertad sin gastarla. Ni se puede elegir sin dejar, ni caminar hacia un lugar dejando atrás otros. No nos gusta. Querríamos poder vivir sin tener que optar, cuando es la opción lo que nos hace verdaderamente humanos. No nos guiamos por instintos ni estamos programados por ningún ingeniero. Ese es el drama actual.

Si por algo podemos decir que nos hacemos mayores, adultos, maduros, es precisamente porque tomamos opciones que ya nadie toma por nosotros y que, además, asumimos libremente y responsablemente las consecuencias que se deriven de esa elección. Si hemos optado por permanecer en un infantil jardín de edén, que me avisen para bajarme del carro. Yo quiero crecer y seguir caminando. No es Peter Pan precisamente mi héroe de juventud… No es en ese tipo de líderes en los que creo. Pero el horizonte no es esperanzador. Cuando comparto la manera en la que intentamos funcionar en casa mi mujer y yo, con nuestros hijos, me siento cada día más solo. Estamos criando generaciones bastante incapacitadas para hacerse mayores. Decidimos todo por ellos. Por si acaso. Evitemos el error a toda costa, y el daño, y el dolor… evitando así también la resiliencia, la superación, el crecimiento emocional, el aprendizaje y la sabiduría. Sigamos resolviéndoles la vida a nuestros hijos que comprobaremos en no mucho tiempo como son incapaces de tomarla entre sus manos con todo su peso.

Yo he tomado un camino. No es el más transitado. Que no me falten las fuerzas. Hasta el final.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más