Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación

Pistas para hacer presente al Espíritu Santo en tu vida

Santi Casanova - publicado el 05/06/17

El Espíritu es uno de los grandes olvidados de nuestra fe. Tenemos devoción a muchos santos, a María y a sus infinitas advocaciones, al Sagrado Corazón, etc. y casi siempre dejamos que pase desapercibido el protagonista del tiempo que vivimos desde la Ascensión de Jesús a los cielos: el Espíritu Santo.

Yo al Espíritu lo veo.
Yo al Espíritu lo oigo.
Yo al Espíritu lo siento.
Yo al Espíritu lo saboreo.
Yo al Espíritu lo huelo.

Lo veo en el ejemplo de tantos que viven su vida pensando en el otro.
Lo veo en la debilidad del abuelo que recoge alegre a su nieto en el cole.
Lo veo en la mirada de mis hijos.
Lo veo en las lágrimas de cansancio de mi mujer.
Lo veo en el pan y en el vino llamados a ser Dios cada domingo.
Lo veo en las manos chiquitas de los niños que se agarran a su madre.

Lo oigo cuando alguien habla bien de su vecino.
Lo oigo cuando escucho las notas mágicas de una obra de Beethoven.
Lo oigo cuando me dicen “te quiero”.
Lo oigo cuando Dios me susurra que continúe firme en mi camino.
Lo oigo en la palabra de mis hermanos, compartida en comunidad.
Lo oigo en el “gracias” y en el “perdón” cotidiano de la familia.

Lo siento en el viento de mañana, fresco y pertinaz.
Lo siento en la piel desnuda que me acaricia con amor.
Lo siento en la tierra seca que pide agua a gritos.
Lo siento en las entrañas que se revuelven desconcertadas.
Lo siento en la emoción que brota de lo más hondo tras el silencio.
Lo siento en el abrazo sincero de los alumnos que te quieren.

Lo saboreo en una comida cocinada en casa con cariño de madre.
Lo saboreo en un paseo lento observando calles, plazas, tiendas, personas que van y vienen.
Lo saboreo cuando la boca y el corazón se han quedado secos de tanto hablar, de tanto amar.
Lo saboreo en la comunión, en la presencia viva de Cristo en la Iglesia.
Lo saboreo en la pasta y en la felicidad que tanto me da comerla.
Lo saboreo en los acontecimientos que se empeñan en echar planes por tierra.

Y lo huelo en el pobre,
y en el niño,
en el incienso que se eleva,
en el enfermo que espera,
en la mujer que pelea.

Feliz Pentecostés a todos. Un abrazo fraterno
@scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Santi Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por el...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más