Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury

#Pasión

Santi Casanova - publicado el 18/03/16

No sé vivir la vida sin pasión. ¿Es eso vivir? ¿Se puede vivir con el freno de mano puesto, con el miedo en el retrovisor, con la espalda echada para adelante, anticipando el accidente? Yo creo que no. La gente me mira y se pregunta qué me tomo por las mañanas y yo, sonriente, les respondo que no necesito tomarme nada.

La pasión reside dentro. Hay un rincón en el corazón, en el alma, en la mente, en el cuerpo… que está reservado para la pasión. Yo lo tengo ocupado al cien por cien. A veces, incluso, tengo que reconocer que no puedo con más y que tengo que esperar a que se gaste un poco para seguir alimentando el lugar donde, dicen, reside Dios.

Soy consciente de que vivo desbordado, que me como la vida a mordiscos, que succiono el fruto de la existencia hasta que ya no da más. Soy consciente, también, de que eso me llevo a veces a desbordar a los que me rodean y eso tampoco es bueno. Entonces paro y respiro. A veces lloro, sin poder controlarme, y dejo que las revoluciones vitales bajen un poco.

Vivir con pasión es asumir muchos riesgos.

La soledad se asoma a veces, con nocturnidad, y me mira de reojo. Siempre llega, antes o después, y se queda un ratito. La soledad del que ve que no todos llevan el depósito de la pasión lleno. La soledad del apasionado al que le cuesta entender, acoger y abrazar la contención del hermano sosegado, temeroso, desconfiado.

El dolor, invitado a la fiesta de la pasión, sabe que tiene las puertas abiertas y un campo propicio para crecer. Mi pasión hace daño, machaca, hunde, pasa por encima, inhibe, acobarda, minimiza, invisibiliza… y también se clava en mi corazón, impotente y sin saber cómo hacer tantas veces para no herir corazones queridos. El dolor que me cruje cuando mi pasión no es bien recibida, cuando, incluso, es despreciada, insultada o puesta bajo sospecha.

La decepción y el silencio, que observan atentos y esperan su momento, son también enemigos de mi alma. Porque ¿qué pasa si la pasión termina en fracaso, en vacío, en territorio de nadie? ¿Qué sucede cuando el sueño se vaporiza, el horizonte se pierde tras la bruma, el éxito se torna en tambores previos a la ejecución cruenta?

Abrazo mi pasión y la amo, la saboreo, la mimo y la cuido. Es apostar a máximos, es mirar la belleza de todo, es apostar siempre por una nueva oportunidad, es descubrir donde nadie ve, es levantarme pensando que hoy, y sólo hoy, es lo que tengo. Y me lanzo, me entrego, me vacío… y, cuando todo termina, me tiro en la cama agotado, roto… y feliz.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más